Torralba retrasa la reclamación por la «deficiente» limpieza de las calles

«No se puede hablar de incumplimientos hasta que se resuelvan las discrepancias entre servicios contratados y prestados», dice el edil

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLESCartagena

El concejal de Servicios, Juan Pedro Torralba, pisó el freno en la reclamación de responsabilidades y sanciones a FCC por supuestas vulneraciones del contrato de limpieza viaria, recogida de basuras y tratamiento residuos. La alcaldesa, Ana Belén Castejón, tildó de «deficiente» la limpieza viaria hace dos semanas. Pero en el Pleno de ayer. Torralba se negó a ir más lejos. «No se puede hablar de incumplimientos, sino de discrepancias entre los servicios contratados y prestados. En cuanto se resuelvan se hará lo que contractual y legalmente proceda», contestó el edil, ante la catarata de peticiones de Cartagena Sí Se Puede.

La portavoz de la formación morada, Pilar Marcos, puso en evidencia la cautela extrema de Torralba sobre las carencias del servicio, dada la existencia de un informe técnico de julio de 2017 que las considera importantes. Entre ellas, está el crecimiento del personal administrativo y de talleres a costa de reducir en 23 los limpiadores en la calle. También la obsolescencia de la maquinaria, la presunta falta de inversiones y la venta, sin un control claro, de compost, papel y cartón. Asimismo, habría que revisar si la colmatación prematura del vertedero fue por una mala praxis.

Torralba le advirtió a Marcos que la imputación a FCC de modificaciones contractuales sin aclarar y de otra serie de presuntas irregularidades «la hizo el anterior coordinador de Desarrollo Sostenible», es decir, Jesús Giménez, también presidente de MC. El actual equipo de Gobierno no las asumirá hasta que las aclaren los técnicos municipales, en su informe definitivo.

Casi 34 millones al año

En todo caso, Marcos pidió que la aclaración técnica sobre si hay incumplimientos que permitan sancionar a Lhicarsa, se haga antes de negociar mejoras y actualizaciones del servicio. «No como se ha hecho con el contrato del agua, en el que se aprobado una rebaja del recibo y se ha permitido una prórroga del contrato, pese a que sigue habiendo irregularidades por aclarar», apuntó. La concejal de la oposición exigió que se actúe con rigor «en los dos servicios municipales más costosos».

La última liquidación de costes e ingresos del contrato salió a la luz durante el Pleno. Torralba informó de que Lhicarsa gastó 33.948.992 euros en el servicio, de los que 6,6 millones fueron para la planta de tratamiento de residuos y el vertedero y 27,8 se emplearon en el servicio de limpieza y la recogida de los residuos. La liquidación de los ingresos arroja un montante inferior que implica un déficit considerable, por lo que no cabe suponer que FCC se esté embolsando unos beneficios que no existen. Podemos puso también duda la contabilización de ingresos y gastos.

Torralba admitió que hasta que no esté listo el informe no se pueden pedir responsabilidades, ni iniciar procedimiento alguno de sanción contra FCC. En cuanto a las mejoras del servicio con nuevas prestaciones «se harán mediante una ampliación del contrato en los casos que nos autoricen los técnicos». «En el resto se sacará a concurso público», dijo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos