Le toman una muestra de ADN y vuelve a la cárcel de Sangonera

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

Antes de ser conducido de nuevo desde el Palacio de Justicia de Cartagena (adonde llegó hacia las diez y media de la mañana) hasta la prisión de Sangonera, por agentes de la Guardia Civil, especialistas del Instituto de Medicina Legal tomaron muestras de ADN al detenido por el crimen.

Adrián, a quien arrestaron agentes municipales minutos después de que un vecino dio la voz de alarma sobre el hallazgo del cadáver de Rosa María, fue denunciado por la muchacha apenas media hora antes del crimen, por amenazas. Los agentes de la Guardia Civil no pudieron activar el protocolo de protección de víctimas de violencia machista.

Hace unos días, declararon ante el juez el citado vecino como los padres de la chica de Canteras y sus abuelos, quienes encontraron el cuerpo sin vida de Rosa María en la vivienda donde esta residía.

Denunciado minutos antes

Fuentes de la Guardia Civil confirmaron que entre los jóvenes no hubo contacto físico ni se vieron de forma previa a la denuncia. Los investigadores tratan de confirmar si el agresor se puso en contacto por teléfono durante los días previos al fatal suceso con la víctima, o si intentó quedar con ella. Vecinos de la zona aseguran que vieron al presunto agresor merodeando por la urbanización Los Tajos, durante el fin de semana previo al crimen.

Otras fuentes afirmaron que Adrián fue visto la noche anterior por el campamento de las fiestas de Carthagineses y Romanos, tratando en apariencia de ver a Rosa María.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos