Un tesoro del siglo I pone difícil rescatar una joya modernista

E. R. K. CARTAGENA

Tener un puerto romano de 200 metros cuadrados bajo un edificio modernista de gran valor es el sueño de cualquier promotor inmobilario, salvo que la existencia del primero acabe con el plan de reconstruir el segundo. Las autoridades regionales se inclinan por primar la conservación del puerto sobre el proyecto de construcción del inmueble. Consideran que el muelle da un relevante testimonio de la historia de la ciudad, que complementa al Barrio del Foro Romano y al Teatro Romano y su Museo.

Barcos cargados de maderas, de metales preciosos, de vino, de aceite y de esclavos pasaron por la terminal hace dos mil años, en una de las escalas del circuito del Imperio Romano que unía todo el Mediterráneo. La amplitud del muelle de más de diez metros de ancho demuestra su importancia

La estructura está formada por un muro de arenisca de 23,5 metros de largo y 5 de alto, que atraviesa todo el solar y mira hacia la Plaza del Rey donde estaba el Mar de Mandarache. El cantil está reforzado por detrás por estructuras peor conservadas de mampostería con cal trabada. Además, hay un segundo muro perpendicular de arenisca que llega a otro situado a unos 10 metros. El relleno intermedio que formaba la explanada portuaria se ha perdido, pero se conservan unas acanaladuras sobre los muros que hacen pensar que allí había artefactos para cargar y descargar mercancías.

Todo está varios metros por debajo del nivel de la calle, en el lugar en el que, a principios del siglo XX, el arquitecto Víctor Beltrí construyó una casa modernista para la familia Llagostera. Tras más de un siglo, el deterioro había hecho mella en el inmueble, que además paso a tener solo un par de inquilinos. La llegada de nuevos propietarios supuso la redacción de un proyecto de demolición selectiva del interior, que incluía desmontar la escalera y otros valiosos elementos de carpintería, para recolocarlos más tarde. También la fachada de azulejo se mantiene en pie gracias a un andamio y para incorporarse al conjunto.

Fotos

Vídeos