La Soledad resiste el viento y la llovizna en su vuelta al Calvario

Un hombre lleva a un bebé delante de la imagen de la Soledad, durante la romería. / j. m. rodríguez / agm
Un hombre lleva a un bebé delante de la imagen de la Soledad, durante la romería. / j. m. rodríguez / agm

La Virgen tardó tres horas en llegar a la cima, donde se celebró la tradicional misa y un pícnic al aire libre, pese a las inclemencias del tiempo

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLESCartagena

Sol, viento y amenaza de lluvia. De todo y por ese orden hubo ayer, durante la Subida de la Virgen de la Soledad al Monte Calvario, que reunió a un millar de personas entre participantes y público, pese a las malas perspectivas del parte meteorológico. A las cuatro, las primeras gotas caídas del cielo obligaron a dar por terminada la jornada.

La parroquia de Santiago Apóstol, en Santa Lucía, abrió sus puestas a las ocho de la mañana. A las ocho y media comenzó el rezo del rosario y a las nueve, la misa con el anterior acripreste Juan Rosique. A las diez menos cuarto, el paso con la imagen salió por las puertas del templo y se dio inicio la procesión con el estandarte y las autoridades de la cofradía por delante y la Soledad detrás, rodeada de fieles.

Este año se echó de menos al coro rociero que solía amenizar el recorrido, pero los portapasos, entre los que abundaban las mujeres, se sobrepusieron con gallardía. Cumplieron con algunas tradiciones, como parar junto a la casa de Juan José Quirós, el escultor, en Santa Lucía, y hacer un alto a la altura de la parroquia de San Pedro Pescador, en Lo Campano. En las primeras cuestas del Calvario comenzó el vía crucis. A la una de la tarde, con la Virgen frente a la ermita, comenzó la misa de campaña en la explanada. La ofició el párroco de Santa Lucía, Ángel Obradors.

El viento, que ya comenzaba a ser molesto, no arredró a quienes habían acudido a ver llegar a la imagen. Casi todos se quedaron para hacer un 'picnic' en la cima, con Cartagena y la comarca a sus pies. Sin embargo, poco después de las tres de la tarde comenzaron a caer algunas gotas de lluvia. Solo fue una amenaza que no llegó a cristalizar, pero los romeros y el resto de asistentes se retiraron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos