Servicios Sociales reduce a una semana la espera para asistir a los desfavorecidos

La oficina de La Milagrosa descarga a las unidades de los barrios de 600 casos que otros años ralentizaban su funcionamiento

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLESCartagena

En solo tres meses en pruebas, el nuevo sistema de atención social centralizada a personas desfavorecidas ha resuelto, en una visita o por vía telefónica, 2.901 de las más de 5.865 peticiones recibidas, es decir el 41%. Además, ha reducido de cinco a poco más de una semana el plazo para derivar el resto de casos a las unidades en barrios y diputaciones para que se ocupen específicamente de cada uno. La alcaldesa, Ana Belén Castejón, presentó ayer los resultados del periodo inicial de funcionamiento de este servicio, ubicado en el edificio de La Milagrosa y que cuenta con dos trabajadores sociales y un auxiliar administrativo.

«Cualquier persona que acuda, será atendida como máximo en media hora, de nueve a una y de lunes a viernes. También puede telefonear a la línea especial 968128966», explicó Castejón. La primera edil indicó que los buenos resultados han llevado a formalizar la continuidad de este servicio, para no volver a la situación «muy mejorable que nos encontramos cuando llegamos al Ejecutivo, hace dos años».

En 2015, «había un 14% de asistencias en las unidades de trabajo social que no aparecían registradas en el sistema. Eso impedía valorar la cantidad de actuaciones y solicitar y destinar más recursos», explicó la concejal de Servicios Sociales, Carmen Martín del Amor. También se notaba una excesiva carga de burocracia que restaba tiempo para la atención a los problemas de los usuarios», añadió. Todo eso está arreglado o en vías de solución, según fuentes municipales.

Entre el 8 de mayo y el 31 de agosto, 2.409 de las asistencias fueron por teléfono, lo cual mantiene a tope este servicio. Otras 3.447 fueron presenciales, lo cual supone 70 casos diarios. La nueva central de atención a personas desfavorecidas ha rebajado en 600 el número de casos que llegaban directamente a las unidades de barrio. Eso ha permitido que atiendan con más calidad el resto.

Fotos

Vídeos