El sector empresarial crece un 3% en 2017 por el tirón de la industria y la construcción

Una de las calles principales del polígono industrial Cabezo Beaza repleta de vehículos./Pablo Sánchez / AGM
Una de las calles principales del polígono industrial Cabezo Beaza repleta de vehículos. / Pablo Sánchez / AGM

COEC anima a exportar más, a invertir en nuevas tecnologías, a innovar y a dar más servicios al turismo para mantener el ritmo este año

Antonio López
ANTONIO LÓPEZCartagena

Los síntomas de recuperación económica han llegado para quedarse, al menos a tenor de los datos de crecimiento logrados el año pasado y en los dos anteriores por los empresarios del municipio. A pesar de que aún son demasiados negocios los que desgraciadamente se quedan en el camino y de que miles de familias continúan sumidas en el abismo del paro, el incremento de la actividad empresarial se situó en 2017 en el 3,1%, según el informe de balance de fin de ejercicio elaborado por la Confederación de Organizaciones Empresariales de Cartagena (COEC). Las razones, explicó su presidente, Pedro Pablo Hernández, son el empuje que proyecta la industria energética y la recuperación de la construcción, aletargada desde hace ocho años.

De esta forma se consolida el crecimiento obtenido en 2016, similar al de 2017. «Los datos comienzan a ser positivos después de que en 2014 se vieran los primeros síntomas de recuperación. En el año 2015 comenzamos a crecer, aunque fue levemente, pero ahora se confirman los buenos índices», explicó Hernández.

El tirón de esos dos sectores se ha dejado ver en la creación de empleo a lo largo de este ejercicio. La mayor parte de las personas que salieron del paro hasta finales de noviembre, según los datos del Servicio de Empleo y Formación de la Comunidad (SEF) pertenecen al sector de la construcción. En concreto, casi la mitad de los 725 que encontraron un empleo pasaron a trabajar en la obra. Se trata del sector que más crece y todo ello a pesar de la paralización del Plan General Urbano, que a sus vez ha dejado con el freno echado a varios proyectos de construcción de edificios. La mejoría del sector durante todo el año sufrió un leve repunte durante el mes de diciembre, con 37 personas más en el paro que en noviembre, también según el SEF.

El líder del empresariado comarcal detectó esa bajada. Por eso, aseguró que es generalizada y se extiende al último semestre, La pega es que esos buenos datos revelan, a su juicio, un crecimiento que no se nota aún con la fuerza que se esperaba. «La creación de nuevos puestos de trabajo va demasiado lenta y acompañada de muchos sobresaltos, como el de la destrucción de empleo desde el mes de octubre», añadió.

La industria es el segundo sector que más ha aportado al incremento de la actividad empresarial, junto al turismo. En el primer caso, también se notó en el empleo, ya que más de 153 personas dejaron de estar desempleadas al encontrar trabajo en una industria, hasta el penúltimo mes de 2017. El motivo es «el crecimiento constante y muy sostenible de las empresas energéticas», indicó Pedro Pablo Hernández. Sin embargo, también en este caso el SEF incluye la entrada en sus listas de 47 parados más en diciembre.

El área de los servicios se lleva la palma en su senda ascendiente gracias al turismo, sobre todo en la hostelería. Solo en diciembre salieron de la lista del SEF 357 personas pertenecientes a este sector. La pega más grande es que la mayoría de los contratos son temporales. El estudio de la COEC explica que se trata de un área productiva que se afianza poco a poco con porcentajes de crecimiento destacados gracias a la llegada de miles de visitantes a la ciudad. Y el aumento del número de turistas hace necesario contar cada vez con más mano de obra.

El que más se resintió el año pasado fue el sector agroalimentario. En él se creó menos empleo que en el resto. Y eso que desde que comenzó la crisis había sido al contrario. Eso se debe, principalmente, a la falta de agua, que tuvo como consecuencia la siembra de menos hectáreas por parte de los agricultores y la fuga de empresarios a otras provincias donde los recursos hídricos están garantizados. Curiosamente, en diciembre hubo un repunte con 32 personas que abandonaron las estadísticas del SEF en el sector del campo.

Sobre las perspectivas de crecimiento para 2018, los empresarios calculan que se podría incrementar el porcentaje de este ejercicio, aunque para ello es necesario marcarse una serie de retos y cumplirlos.

Entre ellos está «apostar de una vez por todas por la Industria 4.0, es decir por aplicar de manera decisiva las Nuevas Tecnologías y la Innovación a los procesos productivos y a nuestros productos, para que la industria más tradicional alcance nuevos mercados. Eso supondrá, en opinión de Hernández, oportunidades de negocio de vanguardia.

Relacionado con esto, otro desafío será ayudar aún más a la creación de nuevas empresas que tengan como base la tecnología, como ya se hace desde la Cámara de Comercio y desde el Centro Europeo de Empresas de Innovación de Cartagena (CEEIC), ubicado en Cabezo Beaza.

Otro objetivo que se marcan los industriales de la comarca para el año próximo es trabajar porque se haga más promoción de la oferta cultural y de ocio del municipio, «para atraer a más turistas». Según Hernández, «en este sector está el futuro a través de la creación de negocios en los que no solo se les muestre nuestro potencial, sino que se les haga partícipe de él».

El cuarto reto es el de impulsar la internacionalización. Aunque las empresas de Cartagena apostaron a lo largo de la crisis por buscar nuevos negocios fuera de España, «ahora hay que aumentar ese carácter e impregnar todo el tejido empresarial con la idea de salir fuera, porque esa es la senda del crecimiento en el futuro», destacó el responsable de la patronal.

Por último, el informe indica que el 2018 podría ser el año de las infraestructuras, como el aeropuerto, el AVE y la Zona de Actividades Logísticas, tres proyectos muy adelantados y necesarios para el desarrollo de la comarca.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos