Los robos y destrozos obligan a Educación a poner cámaras de seguridad en tres colegios

Un técnico instala una cámara de seguridad en una pared que da al patio del colegio Aníbal, del barrio de Los Mateos./Antonio Gil / AGM
Un técnico instala una cámara de seguridad en una pared que da al patio del colegio Aníbal, del barrio de Los Mateos. / Antonio Gil / AGM

Los delincuentes se ceban con el Santa María del Mar de Santa Lucía, el Aníbal de Los Mateos y el Asdrúbal de Lo Campano

Antonio López
ANTONIO LÓPEZCartagena

Padres y profesores de los colegios Asdrúbal, de Lo Campano, Aníbal, de Los Mateos y Nuestra Señora del Mar, de Santa Lucía, empiezan a estar hartos y cansados de la oleada de robos y destrozos que sufren en sus centros educativos desde principios de este curso. Desde entonces y, sobre todo, desde el inicio del año, ya ha habido más de una veintena de hechos delictivos. En la mayoría de los casos, los autores hicieron destrozos para poder llevarse, sobre todo, los aparatos de aire acondicionado y objetos de escaso valor. Pero lo que más preocupa son los continuos desperfectos provocados en los patios por las tardes, los fines de semana y durante los periodos de vacaciones.

Esta situación, en algunos casos ya límite, ha obligado al Ayuntamiento de Cartagena a instalar en los tres colegios cámaras de seguridad para disuadir a los vándalos, o, al menos, grabar a aquellos que cometen las fechorías, para intentar identificarlos. En esos centros hay instaladas alarmas silenciosas conectadas con la central de la Policía Local, para evitar que los cacos entren en el interior.

Técnicos de una empresa contratados por el Consistorio instalaron ayer cámaras en el Aníbal. Allí, por ejemplo, según indicó el director, Felipe Ruiz, han robado en lo que va de curso en varias ocasiones. La última de ellas, la semana pasada a los propios instaladores que iban a reponer el aire acondicionado sustraído días atrás. «Alguien aprovechó que los técnicos estaban entrando los nuevos aparatos para quitarles las herramientas que tenían en el coche valoradas en unos 800 euros», explicó Ruiz.

Unas limpiadoras se refugian en el despacho de la directora ante el intento de asalto de un grupo de jóvenes

Saltan el muro perimetral

Unos días antes, los ladrones saltaron el muro perimetral del colegio y desmontaron los motores de los aires acondicionados de las dos aulas prefabricadas que hay en el patio. Además, se llevaron cables de la instalación eléctrica. Es la segunda vez que ocurre algo similar, por ello pidieron incrementar las medidas de seguridad. Desde la dirección creen que para impedir más robos es necesario poner rejas que cubran los aparatos, como ya hace el Ayuntamiento en algunas escuelas.

Donde también están muy preocupados es en el Asdrúbal, ubicado en Lo Campano. Allí, las cámaras llevan instaladas dos días, aunque la directora, Antonia Uroz, no cree que vayan a persuadir a nadie. Es más: opina que «terminarán robándolas». Y es que la situación en este centro es ya insostenible, tanto que los profesores se ven obligados a aparcar el coche en el interior de las instalaciones educativas «para evitar que nos pinchen las ruedas o nos rayen el coche, como ya han hecho en varias ocasiones».

Desde el pasado mes de septiembre llevan varios episodios en los que un grupo de chicos entran en el recinto y destrozan todo los que pillan a su paso. «Una tarde de hace unas semanas, saltaron la valla cinco o seis jóvenes e intentaron entrar en los pabellones de Educación Infantil y Primaria. En ese momento estaban las limpiadoras, que del susto que se llevaron se refugiaron en mi despacho. Desde allí, llamaron a la Policía Local y enseguida se personaron varios agentes. Afortunadamente no pudieron entrar y tan solo contabilizamos desperfectos en el patio», contó a 'La Verdad' la directora.

En este centro hay incidentes casi cada semana. En la mayoría de las ocasiones, según Antonia Uroz, entran al patio, rompen las papeleras y hacen pintadas en los bancos y en las paredes del centro. En otras ocasiones tiran piedras e, incluso, botellas de cristal a las ventanas, en las que han instalado redes metálicas, para impedir que las rompan.

«Hubo un día en que llegaron a subirse a la cubierta y arrancaron la chimenea del comedor escolar y otro que destrozaron el huerto. Para qué, no lo sé, supongo que por el simple hecho de hacer daño y destrozos», opinó la responsable de la escuela.

Se llevan una hormigonera

Una de las situaciones más extrañas la vivieron en febrero los profesores del colegio Nuestra Señora del Mar, en Santa Lucía. Entonces, los aseos estaban siendo reformados, como en otros centros. «Nuestra sorpresa fue cuando llegamos después de un fin de semana y nos dimos cuenta de que a los albañiles les habían robado la hormigonera. Al parecer se habían saltado por el muro y no sabemos cómo se la llevaron», aseguró el director José López.

En este caso, los vándalos también se han dedicado a destrozar las papeleras, los grifos de las fuentes, los bancos y todo aquello a lo que tienen acceso. «Actúan, sobre todo, los fines de semana y lo hacen con total impunidad. En una ocasión llegaron a tirar un muro que separaba dos zonas del colegio», añadió el responsable de dirección.

Los tres directores coinciden en que los desperfectos causados por los gamberros son subsanados con bastante rapidez y que en todo momento se han encontrado el apoyo del Ayuntamiento.

Fuentes de la Consejería de Educación aclararon que la vigilancia y seguridad de los colegios es competencia municipal. La Comunidad se hace cargo, en este caso, de reponer lo sustraído en el interior, siempre y cuando no lo cubra el seguro del centro. Las mismas fuentes añadieron que están en contacto permanente con los tres colegios y con el Ayuntamiento, para solucionar las incidencias.

Aumentarán la presencia policial los fines de semana

El Ayuntamiento de Cartagena no solo reforzará las medidas de seguridad en los colegios Asdrúbal, Aníbal y Nuestra Señora del Mar ante la oleada de robos que sufren desde principios de este curso, sino también ampliarán la presencia policial en la zona, durante la entrada y salida de clase, pero sobre todo, los fines de semana. Se trata de una reivindicación realizada por parte de las direcciones de los centros afectados, que se hará efectiva a partir del próximo sábado y domingo. El Consistorio mejora la seguridad en los colegios con pequeños trabajos, para evitar que los ladrones entren en el interior y provoquen destrozos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos