La reparación de barcos en Navantia sube un 84% por el tirón de los megayates

Panorámica de la zona de reparaciones del astillero de Navantia, donde son revisados varios buques civiles y militares./José María Rodríguez / AGM
Panorámica de la zona de reparaciones del astillero de Navantia, donde son revisados varios buques civiles y militares. / José María Rodríguez / AGM

El astillero explota sus instalaciones únicas para barcos de grandes dimensiones y consigue disparar en el último año un negocio al alza

Antonio López
ANTONIO LÓPEZCartagena

Uno de los grandes motores que mueven el astillero Navantia, la unidad de reparaciones, registró el pasado año una inusual carga de trabajo que aún se deja ver, al menos en parte, desde los muelles urbanos de Alfonso XII. La majestuosa estampa del velero más grande del mundo, el 'Sailing Yacht A', del yate 'Sea walk', y meses atrás la que dejó uno de los buques de la Marina Real de Marruecos, son ejemplo del crecimiento que logró este departamento naval en 2017, que ha colocado ya a Cartagena como un referente del sector.

La elección cada vez más frecuente por parte de los propietarios de megayates de las instalaciones cartageneras, una de las pocas del mundo donde se pueden hacer trabajos a barcos de recreo de gran eslora, es la principal causa de este aumento. Este llegó al 84%, uno de los más altos de la última década.

A lo largo del año pasado se realizaron 34 obras, de las cuales dieciséis fueron a buques de superficie y a submarinos de la Armada Española. Otras cuatro fueron a un barco de la Marina Real marroquí; a una embarcación especializada en labores contraincendios; a una nave de autotransbordo rodado y de pasajeros; y a otra de carga general. Pero la mayor parte del trabajo se registró en los trece megayates que pasaron por el astillero, la mayoría de gran lujo.

Buenas perspectivas del año

Las obras más significativas fueron en la corbeta Coronel 'Ar Rahmani' de la armada marroquí; en el 'Motor Yacht A' y 'Sailing Yacht A', ambos yates del empresario multimillonario ruso Andrey Melnichenko y su esposa Aleksandra; en el 'Sunrays', un bello yate de 85 metros de eslora; en el patrullero de altura 'Alborán'; y en el buque de transporte logístico 'Martín Posadillo'.

De la facturación total, el 32,6 % fue con la Armada Española, el 6,5% con armadas extranjeras y el otro 60,9 % con buques civiles, fundamentalmente megayates.

Las perspectivas para el año que viene, según las mismas fuentes, son «halagüeñas, ya que hay un incremento importante de nuevos yates en construcción con esloras cada vez mayores. Eso nos posiciona bien en este segmento, debido a los medios de que dispone nuestro astillero».

Las empresas auxiliares son un eslabón muy importante en la cadena de valor de Navantia Reparaciones. Tanto es así que de cada cien horas facturadas durante este año, 87 fueron realizadas por las subcontratas, un sector cada vez más en alza, por la importancia que han logrado estas labores en Cartagena. Además, se trabaja en el diseño de iniciativas que mejoren el tejido industrial del municipio y su comarca, a través de cursos de formación.

Y es que, según las mismas fuentes, «cada vez más es necesario empresas competitivas que, además de asumir los riesgos propios de cualquier negocio, sean fiables en cuanto a prevención de riesgos laborales. También hay clientes que demandan que determinados trabajos de mantenimiento o reparación en sus buques sean realizados por ciertas empresas de prestigio internacional».

Aula de formación

En todo el año, según fuentes del astillero, sus responsables han gestionado casi mil pernoctaciones en hoteles de la ciudad, más de mil servicios de comida, más de 230 servicios de transporte a aeropuertos, casi una veintena de vehículos de alquiler, así como numerosas reservas en restaurantes y servicios médicos. La última incorporación al catálogo de servicios es un centro de formación, bautizado como Navantia Yatch Training Center, cuyo objetivo es formar al personal de los yates. En los últimos años, Navantia ha ido incrementando el número de yates.

Si en 2014 duplicó el número de reparaciones respecto al año anterior, en 2015 la facturación por este tipo de trabajos aumentó un 43%, frente al 39% del año anterior. En 2016 fueron diez los barcos de recreo atendidos. Uno de los más llamativos fue el 'Katara', que está entre los veinte yates más grandes y lujosos del mundo, y es propiedad de la familia real de Catar (en la península arábiga, al este de Arabia Saudí).

Primera toma de contacto para diseñar el plan estratégico

Navantia comenzó ayer su cuenta atrás para adaptar la compañía a los nuevos tiempos y a las necesidades del mercado. La dirección de la empresa naval y el Comité Intercentros (donde están representados los comité de empresa de las tres sedes: Cartagena, Cádiz y Ferrol) arrancaron la negociación del plan industrial que marcará el futuro de los astilleros públicos. El encuentro, celebrado en Madrid y al que también asistieron representantes de la Sociedad de Participaciones Industriales (SEPI), entidad pública a la que pertenece Navantia, sirvió para empezar a dar forma a las claves para modernizar los astilleros y, sobre todo, para rejuvenecer la plantilla. El objetivo no es otro que hacer más competitiva a esta empresa, que arrastra un déficit superior a los 300 millones de euros, a través de la consecución de más carga de trabajo y la aplicación de las nuevas tecnologías en los procesos productivos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos