Los regantes presionan a la Comunidad para que consiga agua y temen un «año negro»

Los agrcultores del Campo de Cartagena, indefensos ante la falta de agua./Pablo Sánchez / AGM
Los agrcultores del Campo de Cartagena, indefensos ante la falta de agua. / Pablo Sánchez / AGM

El consejero regional de Agricultura reclama al Ministerio que autorice la apertura de pozos de sequía y la compra de recursos en Madrid

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

La Comunidad de Regantes del Campo de Cartagena volvió a pedir ayer al Gobierno regional que agilice las medidas a corto, medio y largo plazo que permitan paliar la sequía estructural que sufre la zona. Entre otras cuestiones, reclamaron que presione a la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), que depende del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, para que apruebe la apertura de pozos de riego. Esto último está pendiente desde hace meses, por la decisión del Gobierno central de realizar una evaluación integral de las repercusiones sobre el Mar Menor, ante su contaminación por nitratos.

Para el nuevo año hidrológico, que empezará mañana, el presidente de los regantes, Manuel Martínez, reclamó al consejero de Agricultura y Agua, Francisco Jódar, la aprobación de «medidas de emergencia ante una situación de emergencia». Lo hizo con motivo de la Junta de Gobierno de la Comunidad de Regantes, que tuvo lugar ayer en el antiguo edificio Regidor de Cartagena, y a la que el citado responsable autonómico asistió como invitado.

Martínez denunció que aún falta un informe de la Abogacía del Estado, para poder aplicar las cesiones de derechos de agua de otras cuencas, y que algunas medidas del decreto de sequía aprobado hace dos años siguen sin ser ejecutadas. Y todo ello, añadió, a pesar de que hasta ahora solo se ha podido atender el 35% de las necesidades de los agricultores. Ha sido «un año de parón importantísimo» en el sector agroalimentario y se espera un «año negro», resumió.

Francisco Jódar calificó la situación de «extremadamente difícil», al no haber aportaciones desde el Trasvase Tajo-Segura, y destacó que el compromiso de las administraciones regional y local permitirá adoptar medidas legales extraordinarias, gracias a la prolongación del decreto ministerial un año por la falta de lluvias y a otras acciones.

«Estamos exprimiendo el limón al máximo, intentando captar recursos de donde se pueda», señaló Jódar. Y citó la apertura de pozos en las vegas media y alta; la probable compra de 8 hectómetros cúbicos de las zonas madrileñas de Estremera y La Poveda, de los cuales 2,7 vendrían a Cartagena para su mezcla con agua de pozo en los cultivos de invierno; y la ampliación de la capacidad de producción de las desaladoras.

Otra desaladora en Cartagena

Acerca de la posible construcción de una macrodesaladora privada en Escombreras, dijo que el Ministerio estudia permitir que se utilice elementos de la actual (propiedad del grupo ACS y que la Comunidad tiene alquilada con opción a compra). Citó los sistemas de captación y de elevación de aguas y el emisario.

«La desalación es un recurso complementario, pero necesario en estos momentos de extrema necesidad» en la Región y de sequía en todo España, manifestó Jódar ante los periodistas. No obstante, sobre los trasvase, dijo que «la solución definitiva sigue siendo poder llevar agua desde donde sobra hasta donde falta».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos