La refinería invierte 9 millones este año para bajar su consumo energético

Repsol destaca que la modernización de equipos realizada en mayo reduce un 20% el gasto eléctrico por cada barril procesado

LA VERDADCartagena

La compañía petrolera Repsol está invirtiendo este año en su refinería del Valle de Escombreras cerca de 9 millones de euros para el desarrollo del Plan de Reducción de CO2 (dióxido de carbono). Esos recursos están siendo destinados principalmente a la sustitución de equipos técnicos por otros de mayor eficiencia energética. Estas medidas ya han permitido reducir el consumo de energía por cada barril procesado en un 20%.

Así lo anunció el pasado viernes la empresa, con motivo de la visita realizada a la refinería por el consejero de Turismo, Cultura y Medio Ambiente, Javier Celdrán. En ella, el director del complejo petroquímico, Juan Antonio Carrillo de Albornoz, le presentó las inversiones realizadas en el último año relacionadas con la eficiencia energética y la protección medioambiental. La aplicación de nuevas medidas operativas y de las mejores técnicas internacionales ha permitido convertir a la refinería de Cartagena en una de las más eficientes del mundo, destacó su director.

Carrillo de Albornoz calificó Escombreras como una pieza clave en el Plan de Reducción de Emisiones de CO2 de la compañía. Repsol tiene como objetivo lograr una disminución mayor del 35% en 2020 con respecto a 2010, un porcentaje que se traduce en casi 500.000 toneladas menos de emisiones a la atmósfera de gases de efecto invernadero.

Para ello, la refinería dispone de un presupuesto de 60 millones de euros que se traducirán en 136 acciones de mejora y eficiencia de procesos y equipos, inversiones que redundan en el menor consumo energético de la instalación. Como ejemplo de esas medidas, la compañía destacó las mejoras en los sistemas de combustión de hornos y los nuevos equipos de alta eficiencia en intercambio de calor.

Muchas de esas mejoras se realizaron en la última parada de mantenimiento de la refinería, en mayo, que permitió la incorporación al proceso de la última tecnología existente en el mercado. De estas inversiones, cerca del 50% tenían como objetivo la eficiencia energética y la aplicación de medidas de reducción de huella ambiental.

Según Carrillo de Albornoz, la visita del consejero de Medio Ambiente «nos ha permitido intercambiar ideas que nos permitan seguir avanzando en nuestros compromiso de mejora continua».

Fotos

Vídeos