Rebelión ciudadana en Cabo de Palos

Playa de Levante, con el agua turbia, tras regenerarla con arena de cantera el pasado mayo.
Playa de Levante, con el agua turbia, tras regenerarla con arena de cantera el pasado mayo. / ARANTZAZU BLANCO

Constituyen la asociación Procabo para proteger su entorno marino y terrestre, «muy deteriorados en los últimos años». El colectivo, que se presenta en sociedad el próximo sábado, busca preservar los valores naturales y la esencia del pueblo pesquero que es

Pepa García
PEPA GARCÍA

Los vecinos de Cabo de Palos están revolucionados. Si hace escasamente una semana surgía una iniciativa, y de ella una plataforma, para oponerse a la privatización del faro, uno de los valores patrimoniales de la localidad costera de Cartagena, el próximo sábado día 15, a las 11 horas, se presenta en público la asociación Procabo.

El colectivo, constituido por una veintena de vecinos, «biólogos, ambientalistas, arquitectos,... y, en general, residentes permanentes y estacionales de Cabo de Palos», tiene como objetivo prioritario proteger el entorno marino y terrestre frente a los impactos negativos que recibe y que, denuncian, «se han intensificado en los últimos años». Su ámbito de actuación, explica el presidente de la recién constituida Procabo, Enrique García-Faria, se extiende desde el límite oriental del Parque Regional de Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila -Cala Reona- hasta Las Amoladeras, «donde hay un yacimiento eneolítico y numerosas especies autóctonas; en total, comprende 17 calas».

Qué
Asociación Procabo, constituida por una veintena de residentes de Cabo de Palos para la protección de la localidad costera.
Objetivos
Detener los impactos negativos que están deteriorando el entorno marino y transformando y haciendo desaparecer el pueblo de tradición pesquera.
Cuándo y dónde
Sábado 15, a las 11.00 horas, en las oficinas de la Reserva Marina. C/ Los Palangres. Cabo de Palos (Cartagena).

Preocupados por el deterioro de los fondos marinos, donde las praderas de 'Posidonia oceanica' sufren la fuerte erosión provocada por los fondeos indiscriminados, inadecuados y masivos, y por el auge de la navegación de recreo, sobre todo a motor; por el empeoramiento de la calidad de las aguas, que achacan al emisario de la depuradora Sur del Mar Menor, «que se instaló provisionalmente y sigue vertiendo, como en 1991 ya denunció ANSE, sin licencias definitivas», y a la regeneración de las playas con arena de canteras, «que enturbian el mar e impiden que las guarderías de alevines, que son las praderas de Posidonia, realicen correctamente la fotosíntesis»; un grupo de entusiasta cabopaleros ha decidido ponerse en marcha para poner freno a estas situaciones. Además, desde Procabo, denuncian el incremento del furtivismo, atraídos por la recuperación de la biomasa marina que ha supuesto la Reserva de Cabo de Palos-Islas Hormigas, que está perjudicando a los pocos pescadores artesanales que quedan en esta localidad de tradición pesquera y, «al incrementar sus capturas por el descenso de vigilancia que han supuesto los recortes de la crisis, han hecho caer, desde 2015, las poblaciones de seis especies comerciales», denuncian.

Pero esta asociación, desde la que aseguran que van a comenzar realizando actividades para concienciar y formar a jóvenes y niños de la localidad, no se limita a defender los valores naturales del litoral, sino que también ponen el acento en la pérdida de identidad de Cabo de Palos, que tiene abandonado su patrimonio: el molino, las salinas, el centro de Telegrafía y Correos, y el faro y el puerto. También denuncian la proliferación del botelleo, el tráfico excesivo de vehículos a motor y los servicios deficientes que obligan a la población itinerante, que «multiplica por veinte la permanente, a depositar las bolsas de basura hasta en las papeleras».

Con ánimo de que se sumen a esta iniciativa todas aquellas personas preocupadas por la degradación que sufre Cabo de Palos, invitan a todos a asistir a la presentación y a hacerse socios de Procabo para hacer un frente común que evite el desarraigo al que parece abocada la localidad costera.

«Solo hay que hacer bien las cosas»

Consideran que formar a jóvenes y a niños es clave para salvar Cabo de Palos del deterioro progresivo que sufre y por ello van a comenzar este verano. No obstante, consideran que «solo hay que hacer las cosas bien» y piden a la Administración: más vigilancia para la reserva marina que ponga coto al furtivismo; fondeos ecológicos que eviten el destrozo de las praderas; 'vertido cero' de la depuradora Sur; regeneración de playas con arenas de calidad similar a la existente y conservación de los arribazones de algas para evitar la erosión de las playas; una moratoria urbanística que acabe con la destrucción de las cornisas costeras; y recuperación del antiguo centro de Telégrafos y Correos para crear una zona de servicios vecinal.

Fotos

Vídeos