La 'raíz de la vergüenza' continúa a la espera de señalización

Resalte en la N-301, a la entrada de Miranda por Santa Ana. /A. G. / AGM
Resalte en la N-301, a la entrada de Miranda por Santa Ana. / A. G. / AGM

R. S.CARTAGENA

La falta de poda en el arbolado, con el riesgo de que una rama caiga sobre un coche, no es el único problema al que se enfrentan los automovilistas que circulan por la N-301. En la entrada a Miranda por Santa Ana, la larga y gruesa raíz de un eucalipto ha crecido debajo del asfalto, hasta invadir un tramo del carril de la derecha. El resalte, que no está señalizado, provoca el 'bote' de los vehículos y algunos pinchazos de ruedas.

Tras varios años pidiendo una solución, como quitarla o colocar una señal que alerte a los conductores, los vecinos de Miranda y El Albujón consiguieron que el Ayuntamiento pusiera una solución a la 'raíz de la vergüenza', como así la llaman los residentes. «Han sido más de dos años los que hemos tenido que soportar el levantamiento del asfalto por las raíces del árbol, lo que ha ocasionado multitud de molestias», denuncia el presidente de Junta Vecinal, Ángel Nieto.

Ahora hay una capa de asfalto encima, un parcheado que no ha servido para eliminar el 'escalón' en ese tramo del trazado y que sigue sin señalizar. Los que conocen la zona invaden el carril contrario, para esquivar el bache. El presidente vecinal de Miranda, José María Martínez, lo tiene claro: «Después de tanto tiempo de espera, la verdad es que lo podrían haber dejado mejor».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos