«Quiero recuperar mi flauta»

Roberto Pelegrín, 'Tico', ayer con su nueva flauta, recibe una limosna en la calle Mayor./Rubén Serrano
Roberto Pelegrín, 'Tico', ayer con su nueva flauta, recibe una limosna en la calle Mayor. / Rubén Serrano

El caso de 'Tico', el mendigo a quien la Policía decomisó el instrumento, llevará a cambiar la ordenanza de mendicidad

RUBÉN SERRANOCARTAGENA

Son las diez de la mañana y la música de 'Titanic' y 'Popeye el marino soy' ameniza el paseo de los viandantes por la calle Mayor. Las melodías salen de la flauta de Roberto Pelegrín, un mendigo de 43 años. 'Tico', como le llaman sus amigos, toca sobre todo en el casco histórico, en el Sector Estación y en las puertas de los supermercados, para sacarse unas monedas. Hace unas semanas, la Policía Local le requisó el instrumento por ejercer la mendicidad en la vía pública. «Quiero recuperarla y no sé cómo voy a hacerlo», explicó ayer a 'La Verdad'. El episodio con los funcionarios ha tenido repercusión a nivel nacional, y llevará al Ayuntamiento a cambiar la ordenanza, que es de 1996.

Los hechos ocurrieron la mañana del 2 de febrero, cuando dos agentes se le acercaron para requisarle la flauta y llevársela al depósito del Parque de Seguridad, donde sigue actualmente. En el acta de la intervención, a la que ha tenido acceso este diario, los funcionarios hicieron constar que pidieron a 'Tico' «cesar en dicha actitud [de tocar la flauta]». Pasado un tiempo, «al comprobar que seguía ejerciendo dicha actividad, se procedió a citarle en Servicios Sociales», y a quitarle el instrumento. El mendigo se negó a firmar el parte, y tampoco ha acudido a Servicios Sociales.

El concejal de Seguridad, Francisco Aznar, defendió ayer que los agentes municipales actuaron cumpliendo la normativa de mendicidad, que permite requisar los instrumentos, el dinero e incluso a poner una multa a las personas que carecen de licencia, como en el caso de 'Tico'.

El concejal defiende que los agentes cumplieron la norma, pero quiere ser flexible con quienes hacen música en la zona turística

Servicios Sociales

También insistió en que había «una denuncia previa» de los vecinos, al parecer porque tocaba la flauta fuera del horario permitido (de 10 a 14 horas y de 17 a 20 horas) y causaba molestias. «Ya se le había avisado en otras ocasiones. Le animamos a que fuera a Servicios Sociales varias veces. Es una persona que necesita ayuda», porque consume sustancias estupefacientes, añadió.

Desde aquel episodio con la Policía, 'Tico' apenas se ha dejado ver por las calles Mayor y Honda, las que más frecuenta, por miedo a encontrarse con los agentes. De hecho, este periódico intentó localizarlo durante diez días, incluso en su domicilio, hasta que apareció ayer. «Están muy encima y ya no salgo mucho», dijo mientras tocaba el himno nacional con su nueva flauta. «Es de madera y me la han regalado unos amigos. Es mi único medio de vida».

Escribe poesía

Los hosteleros y comerciantes de la zona lo definen como «un buen hombre», una persona «agradecida» y que «nunca se mete en líos». Además, también es conocida su afición por la poesía. «Escribo fragmentos por encargo, y los firmo con mi nombre artístico, 'Tico' [de Robertico], que es como me conoce la gente».

Este cartagenero vive de la mendicidad desde hace «muchos años», por un «cúmulo de situaciones personales, una larga historia, que me llevaron a esta situación». No tiene padres y la única familia que le queda es su hermano, con el que vive en un piso de Ciudad Jardín. «Ellos [los policías] están en su derecho de requisarme la flauta. Ya me habían advertido varias veces, incluso un día se llevaron el dinero recaudado. He pedido permiso para tocar, como el resto de músicos, pero no me lo dan», lamentó.

El Ayuntamiento revisará la ordenanza sobre la mendicidad, porque «puede tener aspectos desfasados», según Aznar. Entre ellos estaría el modo de actuar con personas que no son propiamente músicos con autorización, pero tampoco pueden ser catalogados como pedigüeños, como es el caso de 'Tico'. También reiteró que este mendigo «no quiere» que se le preste ayuda, y que la situación «se ha sacado de contexto».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos