Queso, jerez, medallas y Caridad

Rafael, de Carrot's; Roberto, quesomelier; Isabel, jefa de ala; Alfonso, de Carrot's; y Javier, de Barbadillo, en el reservado de Carrot's. / LV
Rafael, de Carrot's; Roberto, quesomelier; Isabel, jefa de ala; Alfonso, de Carrot's; y Javier, de Barbadillo, en el reservado de Carrot's. / LV
Las cosas por su nombre

TOMÁS MARTÍNEZ PAGÁN

Largo título el de hoy, pero lleno de contenido, como lo fueron la semana pasada, las numerosas y variadas actividades que acogió la Trimilenaria, todas ellas para el engrandecimiento de la ciudad y de sus gentes. Por ello es que, sin ánimo de ser pesado, una vez más se lo voy a contar todo, ya que entiendo que merece la pena dada la singularidad de algunos de los eventos que tuvieron lugar.

Empezaba la semana en Carrot's. Sus propietarios, Alfonso y Rafa, aprovecharon la Feria del Sherry de Jerez, para convocar a treinta invitados en la zona privada de su local y realizar una interesantísima cata dirigida por dos extraordinarios profesionales, el quesomelier Roberto Camacho y Javier Hernández, comercial de las Bodegas Barbadillo de Sanlúcar de Barrameda, que juntos prepararon un maridaje de quesos procedentes de pequeñas queserías tradicionales y vinos de Jerez, también muy especiales. La singularidad comenzó con la presentación, sobre un amplio plato redondo en cuyo perímetro colocaron doce variedades distintas de queso, una por cada hora, como en la esfera de un reloj. Llevaba nueces y pasas en el centro, por eso de contrastar el sabor. Al lado pusieron pan especial para el queso, en una presentación de lo más original que podemos preparar también en casa si queremos sorprender a amigos e invitados.

El primer vino fue una Manzanilla Solear. Javier describió con todo lujo de detalle su elaboración, su color y la forma de tomarla. Se hace con una variedad de uva palomino, con crianza biológica y una solera de 6 años. Fue servida fría en una copa que realzaba sus propiedades. Roberto nos pidió que empezáramos con el queso que estaba en las 12 del reloj. Se trataba de Luna Nueva, un producto de coagulación láctica procedente de la pequeña y coqueta quesería de Barraco (Ávila) y realizado con leche cruda de vaca. Seguimos con la porción de la 1, donde nos esperaba un queso elaborado con leche de cabra, recubierto de carbón vegetal, de la quesería La Granadilla, de donde también provenía el queso que ocupaba el lugar de las 2, un Capera de pasta blanca delicioso.

La asociación contra el cáncer, las Vicencianas y Gabriel Fernández y Paqui Subiela recibieron las medallas del Casino

Lácteos con pedigrí

Los siguientes cuatro quesos, hasta llegar a las 6 de nuestro imaginario reloj, los armonizaron con un Amontillado, por supuesto de uva Palomino, con una crianza de doce años bajo velo de flor y cuatro de crianza oxidativa y que cuenta con 91 puntos de la guía Robert Parker. Los cuatro quesos seleccionados para este soberbio vino fueron un Cuatro Picos de pasta prensada, un 'queso de servilleta' de Los Pedrones (Valencia), un Gruyere Alpage de pasta semicosida, elaborado en verano en la alta montaña del Canton de Gruyere (Suiza) a base de leche cruda de vaca calentada a fuego vivo, y un Nacencia, reciente creación de la quesería Castrum de Castuera. Continuamos con un Idiazabal de leche de oveja latxa, por todos conocido, natural de Edarra, y un Campoveja viejo ahumado elaborado en Serrada (Valladolid) con leche cruda de oveja y ahumado con madera de haya, excelente donde los haya y con el que llegamos hasta la octava hora.

Como último vino, sirvieron un Eva Cream de color caoba, con recuerdos de maderas nobles, frutos seco y pasas, muy untuoso y suave al paladar, elaborado con variedad de uva palomino y Pedro Ximenez, que Roberto acompañó con un queso Pria 3 leches Azul, de Pria de Llanes (Asturias), elaborado con leche de vaca, cabra y oveja en perfecta armonía. Los dos últimos fueron un queso La Peral, servido con pan de cacao de San Jorge de la Peral, y elaborado con de leche de vacas de alta montaña, y como punto final, ya ubicado en las once, un Shropsire Blue de leche de vaca de Nothingan, con ese color anaranjado tan característico que se debe al achiote añadido a la leche. Como podrán imaginar, fue una cata de lujo, en la buena compañía de los doctores Herrero y Selma, que la hicieron si cabe más amena, y del extraordinario servicio de Isabel, la jefa de sala de Carrots, que está en todo y que lo bordó durante toda la noche.

De la Alameda, pasamos al Casino de la calle Mayor, donde el pasado fin de semana, la Orden de Santa María de España entregó sus cruces y grandes cruces en el Salón Noble de la institución que preside Joaquin Ortega. Fue una ceremonia llena de 'glamour' que contó con la asistencia de Su Alteza Real el Rey de Portugal, Don Pedro de Mendoza Braganza y Borbón, y del jefe de la Casa Real, Don Nuno da Cámara Pereira. Junto a los galardonados, se reunieron más de cien invitados que asistieron también posterior con el traje de gala de su respectiva orden y cargo. Extraordinaria trayectoria la de esta orden, que entregó las medallas junto a la única academia que tenemos en Cartagena, la de Farmacia de Santa María de España, institución que tenemos que cuidar.

Llegamos al día de Cartagena por la Caridad, que celebraba su undécimo aniversario, el día 11 del undécimo mes del año, noviembre. Lo hizo con la entrega de sus galardones a aquellas personas destacadas en su lucha por los demás, en la mayoría de las ocasiones de forma anónima. Gran mérito el de todos los galardonados, que en esta ocasión fueron la Asociación contra el Cáncer de Cartagena, las Vicencianas de la Esperanza y el matrimonio formado por Gabriel Fernández y Paqui Subiela. También se nombró presidenta de Honor a la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Violante Tomás. Asimismo, recibieron medallas entidades colaboradoras como FCC representado por su delegado regional, Fernando de Mateo, y El Corte Inglés, que envió a su director local, Alfredo Carbajal. Yo mismo recibí la tercera medalla. En fin, una vez más quedó patente el gran compromiso que hay con Cartagena», con la ayuda a los demás.

Un sentido homenaje

En el acto se rindió también un sentido homenaje al gran concejal, querido por toda Cartagena, Antonio Calderón, en reconocimiento a sus años de servicio a los demás. Fue un broche de oro para un acto que supuso otro éxito más del presidente de esta asociación, Matías Barco, y de su equipo, que cada año, suben más el nivel y el compromiso de ayuda a los más necesitados, como así lo demuestran las incorporaciones que se van sucediendo, como la de la asociación El Sueño de Viki, que dedica su labor a apoyar a los niños y las familias afectadas por el cáncer Infantil.

Termino con una frase del libro de Eva Bach y Cecilia Martí, 'Por amor a mi familia': «La vida es una carrera de relevos en la que una generación pasa la llama a la siguiente y a veces las flores que anhelaron unos brotan en otros. Y el mérito del logro es de todos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos