Quejas por las múltiples deficiencias en una quincena de consultorios y centros médicos

Entrada al consultorio de La Azohía, unas de las instalaciones sanitarias con más necesidades de mejora./Antonio Gil / AGM
Entrada al consultorio de La Azohía, unas de las instalaciones sanitarias con más necesidades de mejora. / Antonio Gil / AGM

La falta de espacio, el mobiliario envejecido, los desconchones, las grietas y la calefacción rota son las principales denuncias vecinales

Antonio López
ANTONIO LÓPEZCartagena

Consultas y salas de espera sin apenas espacio, ventanas estropeadas, grietas, humedades, desconchones, mobiliario envejecido, placas de paredes desprendidas, calefacciones y aires acondicionados que no funcionan correctamente y suciedad en los alrededores. Ese es el aspecto que presenta una quincena de centros de salud y consultorios del municipio, debido a la falta de mantenimiento e inversión por parte de la Comunidad Autónoma, que se encarga de los primeros, y del Ayuntamiento de Cartagena, que lo hace de los segundos. Las instalaciones sanitarias que más problemas registran son las de los pueblos de la zona oeste, aunque las de Los Belones, Santa Ana, Alumbres, Miranda, El Albujón, La Ajorra, Barrio Peral y Los Urrutias también engrosan la larga lista. Cuando aún era concejal de Sanidad Francisco Calderón (MC), el Consistorio realizó algunos arreglos el pasado año y prometió muchas más mejoras que nunca llegaron.

La peor situación se da en la diputación de Perín, donde solo tres de los ocho núcleos de población de esta zona disponen de un consultorio médico. Se trata de Perín, Tallante y Cuesta Blanca, y los tres necesitan un lavado de cara. En el primero de ellos, los aseos están descuidados y precisan de un adecentamiento. Además, hay que repintar las instalaciones.

En el segundo hay azulejos caídos y el aire acondicionado falla. En el tercero, la principal preocupación es la falta espacio, sobre todo los días que se hacen extracciones de sangre, porque allí se junta mucha gente. Por ello, exigen la reapertura del de Galifa, para evitar que los vecinos de esa población se tengan que desplazar.

En Los Urrutias, las consultas son pequeñas y las instalaciones, «tercermundistas»En Santa Ana esperan aún la construcción del nuevo centro para 1.600 cartillas

Sin sitio para los trabajadores

En La Azohía, la presidenta de la Asociación de Vecinos, Pepita Agüera, criticó que el suyo es un centro «diminuto», en el que apenas hay cabida para los pacientes y los trabajadores: un médico y un enfermero. Han solicitado en varias ocasiones, la construcción de unas nuevas instalaciones, «sobre todo porque en verano hay muchos usuarios y es un caos», contó.

Los vecinos de La Vaguada también han denunciado en varias ocasiones que el consultorio, inaugurado hace siete años, continúa sin tener una salida de emergencia segura, ya que la actual da a una zona vallada y tiene un escalón de un metro y medio de alto. Además, critican que apenas hay aparcamiento en los alrededores.

Uno de los consultorios que peor aspecto presenta por dentro y por fuera es el de Los Urrutias. Los vecinos llevan años exigiendo una inversión, para, al menos, acabar con las humedades «y la imagen tercermundista», cuenta el presidente vecinal, Severo Sánchez.

Aquí las consultas son pequeñas y el mobiliario está envejecido. Desde este colectivo enviaron el pasado año un informe con cada uno de los desperfectos, pero «no nos han hecho caso, de momento. El Ayuntamiento debería hacer arreglos y la Comunidad equiparlo de arriba a abajo», añadió Sánchez.

En otro consultorio costero, en el de Los Belones, el representante de los vecinos, Mariano Almagro, recriminó que desde hace dos años está solicitando que repongan las rejas extensibles de las ventanas, «porque los ladrones las arrancan y se las llevan».

Reparaciones en Miranda

En peor situación está el de Santa Ana, que fue construido hace 36 años. «Está en muy mal estado y se ha quedado pequeño. El Ayuntamiento prometió la construcción de uno nuevo, en un solar contiguo para 1.600 cartillas. En teoría, el dinero está y debería estar acabado durante este año. Espero que cumplan», dijo el presidente vecinal, Juan Diego Cánovas.

En Miranda también hay quejas, porque la instalación de aire acondicionado y de calefacción no funciona correctamente. Eso provoca que en invierno los usuarios pasen frío y en verano, calor. En El Albujón, el presidente de la junta vecinal, Ángel Nieto, también criticó la falta de mantenimiento en el centro de salud de esa localidad, donde es necesario reparar las placas de plástico que recubren las paredes, porque algunas de ellas están despegadas. También pidió que limpien los alrededores.

Más quejas hay en Barrio Peral, sobre todo por la falta de espacio en el área del vestíbulo, donde los usuarios que esperan para coger una cita o hacer una consulta en administración tienen que compartir la reducida zona con los pacientes de rehabilitación. Lo mismo ocurre con el ala derecha, donde hace una década hicieron una reordenación de los espacios, «pero lo único que consiguieron fue reducir las zonas de espera», aseguró el presidente vecinal, Eduardo Martínez.

Algo similar sucede en San Antón, donde las continuas remodelaciones y adaptaciones para hacer más consultas han agotado el espacio. En este caso, los vecinos están a la espera de la construcción de uno nuevo centro junto al módulo de Pediatría que se levantó en 2016. Las obras están a punto de empezar, según fuentes de la Consejería de Salud.

En La Aljorra, el creciente número de cartillas y las estrecheces en las consultas y salas de espera han llevado a los vecinos a exigir a la Comunidad Autónoma que su pequeño consultorio sea ampliado y convertido en un centro de salud.

Descontrol de horarios

Por último, en Pozo Estrecho, aunque las instalaciones no tienen falta de inversión, los vecinos exigen que los médicos y enfermeros cumplan «escrupulosamente», con los horarios. «En muchas ocasiones, vamos al centro y nos encontramos que aún no han llegado por la mañana o que por la noche se han ido antes de las diez, que es la hora de cierre», afirmó.

Fuentes de la Comunidad Autónoma explicaron que no hay inversiones previstas este año en Cartagena para reformar o ampliar centros de salud, que son de su competencia. Este diario preguntó al gabinete de Alcaldía si contempla algún plan de mejora de los consultorios, puesto que el mantenimiento es responsabilidad municipal, pero no obtuvo respuesta.

Más

Temas

Sanidad

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos