El puerto romano de la calle Mayor espera tres informes técnicos

E. R. K. CARTAGENA

La colaboración entre la Administración y los promotores particulares para descubrir y convertir en visitable el pórtico del Teatro Romano contrasta con los problemas en que lleva sumido, desde hace un año, el plan para conservar in situ los restos del puerto de Carthagonova, hallados en septiembre de 2016 en la calle Mayor.

La Comunidad Autónoma sigue pendiente de las conclusiones de los informes que pidió al Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de la Región, al Colegio de Arquitectos y a la Universidad Politécnica de Cartagena, en su pugna con los propietarios del solar de la antigua Casa Llagostera, un inmueble modernista del que se conserva una fachada con azulejos de gran valor. A cinco metros de profundidad encontraron 23,5 metros de cantil del muelle cuando hacían el foso del aparcamiento que querían construir, para erigir encima un edificio de cuatro plantas, conservando la citada fachada histórica.

La obra fue parada cautelarmente por orden de la Dirección General de Bienes Culturales. Desde entonces, la Administración y los propietarios han cruzado informes y dictámenes. La Comunidad insiste en que es obligatorio conservar los restos in situ y hacer todo lo posible por hacerlos visitables. Los dueños respondieron con un estudio sobre las dificultades técnicas de conseguirlo, entre otras cosas porque lo cubren las aguas subterráneas. Además, aluden a sus legítimos derechos a hacer el aparcamiento y construir encima el edificio que tenían previsto hacer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos