Preocupación en Los Urrutias por una oleada de robos en casas de vacaciones

Un vecino de Los Urrutias, en su casa donde los ladrones intentaron robar el televisor./LV
Un vecino de Los Urrutias, en su casa donde los ladrones intentaron robar el televisor. / LV

Los ladrones aprovechan que la mayoría de las viviendas han quedado vacías para entrar y llevarse televisores, ordenadores y bicicletas

Antonio López
ANTONIO LÓPEZCartagena

El fin de las vacaciones de verano ha vuelto a dejar casi desierta gran parte de la población de Los Urrutias y también vía libre a los ladrones. Estos aprovechan la marcha de los cientos de veraneantes que allí tienen sus casas para entrar impunemente y apropiarse de los objetos de valor que encuentran a su paso, como televisores, ordenadores, bicicletas e, incluso, tuberías de cobre y grifos, para venderlos luego en el mercado negro. En los últimos días lo han hecho, al menos, en media docena de casas, «que sepamos, porque aquí el propietario no se entera de que se le han desvalijado hasta que no regresa en días festivos, puentes o vacaciones», denunció un vecino llamado Isaac Gutiérrez.

La calles más afectadas son las de Antonio Reverte, Soler Bans y Álvaro de Bazán. Se encuentran a la entrada del pueblo desde Punta Brava y se trata de una de las zonas donde más viviendas de vacaciones hay. En la segunda de ellas la tiene Josefa Quinto. Ella y su marido son de Cartagena y el pasado domingo por la tarde volvieron a su casa y se llevaron la sorpresa.

«Cuando llegamos me encontré mi televisor y el del vecino en el patio interior. Parece que al intentar sacarlos por la puerta trasera escucharon algún ruido y tuvieron que dejar su botín y huir», explicó la vecina. Aun así, dice que se han llevado un secador y otros objetos de menor valor, aunque teme que cuando revise toda la casa sea «peor».

A su vecino, cuya vivienda se encuentra detrás de la suya, en la calle Antonio Reverte, además de quitarle la televisión, que recuperará en breve, «se llevaron una bicicleta, que sepamos», indicó esta mujer. Josefa Quinto y su marido interpusieron una denuncia por robo en el cuartel de la Guardia Civil de El Algar.

Tuberías de cobre y grifos

Otro de los perjudicados fue Gonzalo Jumilla. Tiene una residencia de veraneo en la calle Álvaro de Bazán y aunque los cacos no pudieron entrar a su casa, estos no se fueron con las manos vacías. «Rompieron las tuberías de cobre de la ducha que hay en el patio y se las llevaron, al igual que los grifos. También rompieron la cerradura de la puerta de un trastero, aunque parece que no me quitaron nada», indicó.

Hubo más asaltos «de similares características por las mismas calles, pero no conocemos a los vecinos. En los últimos días he visto a jóvenes en bici merodeando por la zona. Creemos que los ladrones son del mismo pueblo», opinó otra vecina de Los Urrutias, Fina Ródenas.

Los residentes creen que la falta de vigilancia de la Policía Local favorece los asaltos a viviendas. «Se les ve muy poco por aquí. La verdad es que la vigilancia es bastante escasa, por no decir nula. Deberían destinar a más agentes a la zona, porque cada año, en invierno, siempre ocurre lo mismo», aseguró el presidente de la Asociación de Vecinos, Severo Sánchez. Este diario preguntó al Gobierno local qué medidas va a poner en marcha para evitar los robos y si enviará más efectivos de vigilancia a la zona, pero no obtuvo respuesta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos