«Me posiciono antes del traslado del Depósito Franco», dice un comprador

Antonio López
ANTONIO LÓPEZCartagena

Juan Salvador Martínez, uno de los socios de Jumabeda, una empresa dedicada a la construcción, sabe muy bien que quien se adelanta a sus competidores gana. Eso es, precisamente, lo que busca este empresario en el polígono industrial Los Camachos, hasta donde trasladará en breve su sede, ahora en Molino Derribao.

El que la zona de actividades logísticas (ZAL) comience a ser una realidad con el traslado del Depósito Franco y la construcción de una ciudad del transporte ya el próximo año, junto al precio de las parcelas, han sido para él alicientes suficientes para elegir este polígono industrial de Cartagena.

«Quizá nos hubiera sido más fácil y rentable ampliar el negocio donde lo tenemos ahora, pero queremos posicionarnos para lo que llegará en un futuro al polígono. El impulso que se ha dado a la zona logística, sobre todo por parte de la Autoridad Portuaria, lo convertirá en un referente del sector del transporte y de la construcción, precisamente los sectores en los que trabajamos», explicó Martínez.

«Que el precio del suelo haya tocado fondo y que ahora vaya a subir influyó en mi decisión»

10.000 metros cuadrados

Ha adquirido una parcela de casi 10.000 metros cuadrados con la intención de ampliar su empresa, eminentemente familiar con treinta años de trabajo. Su última reunión con los dueños de los terrenos, la Entidad Pública Empresarial de Suelo (Sepes), fue decisiva, sobre todo, porque sabe que el precio del suelo, lejos de bajar como lo ha hecho durante los últimos años, comenzará a subir el que viene, según fuentes de la entidad de conservación del polígono.

Actualmente Juan Salvador Martínez y sus hermanos Manuel, Belén y David tienen a 70 personas trabajando a diario, sobre todo en obra civil, aunque también privada y del sector de contenedores y el reciclaje de residuos de la construcción. Cree que de la crisis se va saliendo poco a poco, porque «este año hemos trabajado mucho y las expectativas para el que viene son muy buenas», apuntó.

Sabe que son muchos los empresarios que han optado este último trimestre por hacer lo que él ha hecho: comprar suelo en Los Camachos. Martínez confiesa que «hace dos o tres años ni me lo hubiera pensado, porque entonces todo estaba muy parado».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos