La Policía Local monta vigilancia especial ante la Trips para evitar líos tras poner de pago su parking

Los agentes intentan impedir tensiones como las del sábado pasado y que los botelleos vuelvan a las calles de Cabo de Palos

C. R.Cartagena

La Policía Local de Cartagena estableció la noche del viernes un dispositivo especial de vigilancia en la puerta de la discoteca Trips, de Cabo de Palos, para evitar incidentes y tensiones como las vividas la semana pasada debido a que el establecimiento comenzó a cobrar por acceder a su aparcamiento. Dicha explanada funcionaba por segunda campaña veraniega consecutiva como 'botellódromo' para cientos de jóvenes que salen de fiesta pero que, por lo general, no entran a la popular discoteca.

El dispositivo de vigilancia comenzó minutos antes de la medianoche con una patrulla de agentes. Fuentes del cuerpo indicaron que estaba previsto reforzarlo antes de la tres de la madrugada, que es la hora punta en el parking. El objetivo era evitar los momentos de tensión vividos la semana pasada, cuando cientos de jóvenes se vieron sorprendidos por la decisión de la discoteca de comenzar a cobrar cinco euros por vehículo y cada ocupante. Un grupo de vigilantes de seguridad controló los accesos.

«Unos jóvenes no llevaban dinero y otros se negaban a pagar. Hubo quien se coló rompiendo las vallas de la parte trasera. Pero otros que estaban en la puerta comenzaron a empujar y crearon una avalancha peligrosa», destacaron las mismas fuentes. Policías locales del destacamento de Cabo de Palos temían la noche del pasado viernes que la situación pase a mayores este sábado, porque es el día de mayor afluencia de público. De la situación está informada la Guardia Civil, para prevenir posibles desórdenes.

La Policía Local también tenía previsto poner en conocimiento de los responsables municipales la situación en la Trips, pues aunque el aparcamiento es privado no consta que su nueva actividad lucrativa tenga amparo en su licencia.

Padres de jóvenes que frecuentan la zona de Cabo de Palos los fines de semana advirtieron en llamadas a 'La Verdad' de que el aparcamiento es lo más parecido a un 'botellódromo', pues además de estar organizado el acceso hay un punto de venta de hielo para quienes se reúnen allí a beber.

Fiestas desplazadas

La nueva situación generada por el control de accesos al aparcamiento de la Trips crea indirectamente un problema a los cuerpos de seguridad. Esa explanada era desde hace dos años el punto de encuentro de cientos de jóvenes que hasta 2015 hacían molestos botelleos en las calles más próximas al Mercadona de Cabo de Palos.

En 2015, la dirección de la discoteca ofreció al Ayuntamiento su aparcamiento para acoger los botelleos veraniegos. Pero el año pasado ya mostró ante las asociaciones de vecinos de La Manga y Cabo de Palos cierto hartazgo porque las tareas de limpieza de su explanada las tenía que asumir en solitario, sin ayuda municipal.

Fotos

Vídeos