La Policía gestionó 36 avisos por riñas y ruidos en Semana Santa

La Policía despeja la calle del Aire, al lado de las brigadas de limpieza, la madrugada del Viernes Santo./LV
La Policía despeja la calle del Aire, al lado de las brigadas de limpieza, la madrugada del Viernes Santo. / LV

Los agentes municipales multaron a cinco jóvenes por orinar en la vía pública, hubo siete denuncias por hurtos en locales y tres sanciones por veladores

RUBÉN SERRANOCARTAGENA

La Policía Local de Cartagena registró casi cuarenta incidencias durante la Semana Santa, desde el Viernes de Dolores hasta el Domingo de Resurrección. Prácticamente la mitad de los asuntos (21) estuvieron relacionados con riñas sin consecuencias y sanciones por incumplir de la Ley de Seguridad Ciudadana, como ruidos a altas horas de la madrugada, desobediencias leves y faltas de respeto a los agentes. Según el edil de Seguridad, Francisco Aznar, el número de denuncias ha estado dentro de «lo normal, como el año pasado», y también incidió ayer en que no hubo que lamentar «graves incidentes» los días de procesiones.

Una de las principales medidas que se pusieron en marcha este año fue impedir el consumo de bebidas alcohólicas en el entorno de la antigua plaza de toros y en la subida al Molinete, dos puntos que habitualmente usaban los veinteañeros para reunirse y hacer botellón. En cambio, sí se permitió el consumo en la Cuesta de la Baronesa, por su proximidad a la calle Cañón. Allí y en las calles Aire y San Miguel se concentraron miles de jóvenes, sobre todo en la madrugada del Viernes Santo. Las brigadas municipales limpiaron las calles colindantes a la iglesia de Santa María de Gracia, antes y después de la procesión del Encuentro. «Se limpió la zona rápidamente», bajo vigilancia policial, «sin problemas», indicó Aznar.

Refuerzo de madrugada

Durante toda la Semana Santa hubo un dispositivo de seguridad formado por 397 efectivos de la Policía Local, distribuidos también en los barrios y diputaciones para el correcto desarrollo de sus procesiones.

En la madrugada del Encuentro se reforzó el dispositivo, con más de medio centenar de efectivos, que hicieron especial hincapié en impedir el acceso de los adolescentes a la Plaza de las Tres Culturas, situada entre Antiguones y el antiguo Hospital de Marina, sede de las escuelas de Ingeniería de Telecomunicaciones e Industriales. Hace dos años, los gritos y la música de un macrobotelleo empañaron la salida del Cristo de Medinaceli.

«El despliegue policial se puede valorar como positivo, porque el número de denuncias estuvo en la media de años anteriores y, además, no ocurrió nada grave», aseguró el edil de Seguridad. No obstante, a lo largo de la Semana Santa los agentes sí tuvieron que intervenir en casos puntuales y solicitar la documentación a algunos jóvenes. Entre las incidencias, cinco personas fueron sancionadas por orinar en la vía pública, una de ellas en Cabo de Palos. Efectivos del Servicio de Extinción de Incendios también requirieron la ayuda de los funcionarios por una quincena de actos vandálicos, todos ellos relacionados con la quema de contenedores de basura, en diferentes distritos.

Siete hosteleros del casco histórico también denunciaron a la Policía Local haber sufrido robos en sus establecimientos, como cuadros y fotografías históricas que adornaban las paredes. Además, los funcionarios sancionaron a tres veladores, entre otras cosas por invadir más espacio en la vía pública del autorizado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos