Una plataforma de reciente creación intenta buscar soluciones

E. R. K. CARTAGENA

La aparición de niveles potencialmente peligrosos de plomo y arsénico en el patio del colegio del Llano ha tenido el curioso efecto de concienciar incluso a más gente fuera del Llano del Beal que en el propio pueblo. De ahí que el próximo 13 de noviembre se prepare la puesta de largo en Madrid de una federación nacional de asociaciones a de afectados por la contaminación por metales pesados. La presentación de los estatutos para figurar en el registro estatal cuenta con apoyos no solo en El Llano, sino también en toda la Sierra Minera. Asimismo, se pretende implicar a La Unión, a localidades de la ribera sur del Mar Menor y a barrios de Cartagena que han sufrido el efecto de los metales pesados de origen industrial, como el Sector Estación, San Ginés y Torreciega.

«Los objetivos son la detección de dolencias debidas a estos elementos nocivos, la compensación a personas que ya pueden estar enfermas por eso y la restauración de los lugares que han sufrido sus efectos. Además, es necesario que los que han creado esta situación asuman su responsabilidad ante la justicia», explicó el presidente de la Asociación española de trasplantados, Juan Pedro Baños, integrada en la plataforma.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos