El plan local de socorrismo llega a Punta Brava y Puerto Bello

Un socorrista, en la playa del Galúa, en 2017./antonio gil / agm
Un socorrista, en la playa del Galúa, en 2017. / antonio gil / agm

El Ayuntamiento habilita dos puestos más que el año pasado y amplía a tres meses la vigilancia en las playas de Mar de Cristal, Cavanna y Cala del Pino

C. R.CARTAGENA

Las playas cartageneras tendrán dos nuevos puestos de vigilancia en Punta Brava (Los Urrutias) y Puerto Bello (La Manga), y tres (Mar de Cristal, Cavanna y Cala del Pino) ampliarán su servicio de dos tres meses. Ésas son las principales novedades del plan de salvamento presentado ayer en el Palacio Consistorial por el concejal del Área de Hacienda, Seguridad e Interior, Francisco Aznar, y el jefe de los Bomberos de Cartagena, Francisco Gómez-Ávalos.

Los primeros siete puestos del dispositivo comenzaron a funcionar el fin de semana del día 2 de junio y volvieron a hacerlo el del día 9. Son los situados en las playas de Galúa (4 socorristas), Barco Perdido-Zeus (2), Levante-Cabo de Palos (2), Cala Cortina (2), San Ginés de la Azohía (4), Mar de Cristal (2) y Cala del Pino (2). El próximo fin de semana entrarán en servicio otros cuatro, que se unirán a los anteriores. Estarán situados en Barco Perdido (Sirenas), Cavanna, Calblanque y Portús. El resto lo harán el 30 de junio: Monteblanco, Cala Reona, La Azohía-El Cuartel, Isla Plana, Punta Brava, Los Urrutias, Los Nietos, Islas Menores Poniente y Levante, Lomas del Castillico (Villas Caravaning), Playa Honda, Playa Paraíso, Puerto Bello y La Gola.

Puestos
En total son 26. Hay dos más que el año pasado (en Punta Brava y Puerto Bello, que abrirán el 30 de junio).
Vigilantes
Hay 64 profesionales y llegarán a los 115. Los puestos de Mar de Cristal, Cavanna y Cala del Pino amplían su servicio de dos a tres meses.
Normas
Prohibido jugar en la arena y en el agua, salvo si la playa es grande. También poner música.

Con estas novedades, el número de socorristas también se ha visto incrementado con respecto al pasado año, pues 64 personas trabajarán todos los días. Llegarán a ser 115 socorristas durante los días en que se refuerza el puesto. Todos ellos son profesionales. El servicio lo prestará la empresa Ambumar Sya durante los dos próximos años, por más de un millón y medio de euros.

Aznar también hizo hincapié en el horario de apertura de las casetas. Los de dos meses funcionarán de 11 a 20 horas. El resto, de 11 a 19 horas, a excepción de los salvamentos de Zeus, Mar de Cristal, Cala Cortina y San Ginés, que los fines de semana de la segunda quincena de junio prolongarán su servicio hasta las 20 horas.

Las palas y el balón

Otra de las mejoras es que todos los puestos dispondrán de desfibrilador automático. Las playas estarán cardioprotegidas y permitirán una actuación rápida de los socorristas, «que tienen la formación necesaria para su utilización», destacó el edil Aznar. Fuentes municipales recordaron en un comunicado, tras la comparecencia, que los ciudadanos deben hacer un buen uso de las playas del litoral. Entre otras normas, la ordenanza recuerda la prohibición, en la arena y en el agua, de realizar actividades que puedan molestar al resto de usuarios, como jugar a las palas o con un balón. Sólo se podrán realizar, si las playas son lo suficientemente grandes.

La ordenanza tampoco permite el uso aparatos de música que, por su alto volumen, produzcan molestias. Además, también está prohibido el baño, la pesca y la estancia de bañistas en las zonas destinadas a las embarcaciones, y viceversa. Además, no es posible pescar en las zonas de baño.

Temas

Playa

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos