El plan de choque de limpieza abarca 32 puntos del municipio

Un empleado de Lhicarsa vacía una papelera en el centro. / A. Gil / AGM

Además del programa de emergencia, Lhicarsa prepara un dispositivo permanente para las zonas más sucias del Ensanche y de los barrios

C. R. Cartagena
Sábado, 11 noviembre 2017, 01:53

Mejorar la limpieza viaria del municipio, sin coste adicional para los ciudadanos, es el objetivo del plan de choque pactado ayer por el Ayuntamiento con los responsables de Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), que presta este servicio.

El encuentro en el Palacio Consistorial, de una hora y media de duración, fue el cuarto mantenido por Castejón esta semana con empresas prestatarias de los principales servicios municipales. Por el despacho de la alcaldía han pasado directivos de las de agua, transporte urbano y gestión del Auditorio El Batel. En el caso de la limpieza, la prioridad es acabar con la proliferación de calles sucias en muchos barrios, sin aumentar la cuantía del contrato anual, que incluye también la recogida de basuras y su tratamiento en el vertedero. La empresa mixta Lhicarsa, en la que el Ayuntamiento tiene un 10% de la propiedad, se encarga de esta área desde 1994 y pese a haber engordado su facturación de diez a más de 35 millones de euros en ese plazo, el servicio es considerado obsoleto por el Ayuntamiento, que ayer reiteró sus graves deficiencias.

El plan esbozado por Castejón abarca lugares diseminados por todo el municipio, empezando por los barrios más cercanos al casco urbano, como Santa Lucía, Los Mateos, Lo Campano, Tentegorra, las barriadas de Santiago, Virgen de la Caridad e Hispanoamérica, Villalba, Torreciega, la Media Legua, Vista Alegre y Los Dolores.

En la zona norte se actuará en El Bohío, Molino Derribao, Santa Ana, Miranda, El Albujón, Las Lomas del Albujón y La Palma. En el nordeste, tierra adentro, se hará hincapié en La Aparecida, Los Camachos, Los Beatos y La Puebla, y las brigadas incidirán también en la franja del Mar Menor: El Carmolí, Los Urrutias, Punta Brava, El Algar, Los Nietos, Islas Menores, Los Belones y Mar de Cristal.

Toda el área minera, del Beal al Llano, pasando por el Estrecho de San Ginés, está incluida en las limpiezas de urgencia. También Alumbres. Por lo que respecta a la zona oeste, se incluye La Vaguada, Canteras Molinos Marfagones, San José Obrero, La Aljorra, Los Puertos y Tallante y se llegará hasta el límite con Mazarrón (La Azohía, San Ginés e Isla Plana).

Al margen de esta actuación urgente, Castejón pidió a FCC un plan a largo plazo que aborde «la necesidad de incrementar efectivos y recursos en zonas especialmente conflictivas de los barrios y del Ensanche, en donde más déficit de limpieza hay». En este sentido, los responsables de la empresa han presentado un estudio dónde se detallan los recursos necesarios y un plano de los lugares en los que se empezará a actuar. Para avanzar en esta propuesta, Ana Belén Castejón, ha solicitado la reunión del Consejo de Administración de la empresa concesionaria para finales de este mes de noviembre.

Pago de los atrasos

Castejón informó a los directivos de FCC de que va a cumplir con el pago de todos los atrasos correspondientes a servicios de los últimos tres meses y que están dentro de un conjunto de diez millones de euros sin desembolsar. La acumulación de impagos, dada a conocer por 'La Verdad' hace dos semanas, comenzó en verano, cuando José López, de MC, todavía era concejal de Desarrollo Sostenible y ejercía control directo sobre Lhicarsa.

FCC anunció su intención de reclamar los intereses de demora en los juzgados. Por eso, pese a encontrarse en la última etapa de su baja maternal, Castejón supervisó hace diez días la aplicación de las conclusiones de un informe jurídico que dictaminaba que había que pagar esos atrasos, sin más demora. Bajos sus órdenes, el alcalde en funciones, Juan Pedro Torralba, firmó el decreto para autorizarlo.

Para despejar cualquier duda, Ana Belén Castejón confirmó, durante la mañana de ayer, que nunca usará el bloqueo de pagos como un acicate para obligar a la empresa a mejorar el servicio.

Temas

Cartagena
Secciones
Servicios