Un plan de choque elimina la suciedad en dieciséis plazas del Ensanche esta semana

Dos trabajadores eliminan suciedad en el Ensanche./P. Sánchez / AGM
Dos trabajadores eliminan suciedad en el Ensanche. / P. Sánchez / AGM

Lhicarsa realiza un servicio extraordinario que hoy se centrará en espacios situados entre las calles Carmen Conde, Asdrúbal y Trafalgar

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLESCartagena

Tras el ensayo de la semana pasada en Los Dolores, una brigada de la empresa municipal Lhicarsa acometerá la limpieza entre hoy y mañana de dieciséis plazas y cinco calles del Ensanche. Eliminar la suciedad pegada al suelo y toda la porquería que habitualmente escapa a la tarea habitual de barrido y fregado matinal y hacerlo a conciencia es el objetivo de esta actuación negociada por el Ayuntamiento con la compañía FCC, su socio en Lhicarsa.

Diez profesionales acompañados de dos cubas de agua, de una maquina hidrolimpiadora y de otra barredora participan en el refuerzo cada tarde, de cuatro a nueve. Empezaron en la calle Jardines y en la Plaza de la Iglesia (Los Dolores) hace una semana. El lunes comenzaron en el Ensanche por la Avenida de los Torreros, junto a la Casa Cuna. También trabajaron en las calles Verónicas y Trafalgar, así como en los laterales del Hogar de la Infancia. Ayer le tocó el turno a las explanadas y las zonas ajardinadas de la pista de atletismo: plazas Organista Sánchez Medina, de la Asociación de Vecinos. Las Descalzas, Casimiro Bonmatí, Antonio Martín y Vicente Ros.

10
personas integran la brigada de limpieza que actúa cada tarde dentro del plan de choque.
4
vehículos acompañan al equipo, dos camiones cuba, una barredora y una hidrolimpiadora.

Hoy está previsto que el equipo emplee su tiempo en adecentar las ocho plazas que hay entre la calles Carmen Conde, Asdrúbal y Trafalgar. El operativo continuará mañana cerca de la barriada de San Ginés. Las calles Ronda de Ferrol y Ribera de San Javier serán peinadas por los limpiadores para dejarlas en buen estado.

Déficit de personal

Durante los últimos dos años, el Ayuntamiento denunció la falta de personal de limpieza en la calle y llamó la atención a FCC para que subsanara ese problema en Lhicarsa. De ello se deriva la puesta en marcha de este refuerzo, negociado por la alcaldesa, Ana Belén Castejón con la empresa para paliar un déficit cuantificado en 23 trabajadores de calle. FCC argumentó que se debía a la necesidad de destinar más personal a las reparaciones de una maquinaria cada día más obsoleta, y a reforzar el área de administración.

Desde la empresa aseguraron que esa decisión contaba con el visto bueno de funcionarios municipales que supervisaban la prestación del servicio y Castejón decidió no tomar medidas por un eventual incumplimiento de contrato. Lo que exigió fue el plan urgente para remediar el déficit a corto plazo. Una de las condiciones era que no costara ni un euro que pudiera ser repercutido sobre los ciudadanos, que pagan el servicio por medio de una tasa incluida en el recibo del agua.

Una solución definitiva

Sin embargo, el Ayuntamiento considera necesario adoptar medidas para darle una solución definitiva al problema. Castejón tiene pendiente la celebración de una reunión del consejo de administración de la empresa municipal de limpieza, para afrontar una posible actualización del coste que se paga. El concejal de Servicios, Juan Pedro Torralba, admitió en una sesión plenaria del año pasado que hay que analizar esa posibilidad. Sin embargo, grupos políticos de la oposición como Cartagena Sí Se Puede (Podemos) la rechazan. También está en contra MC, que hasta hace dos meses era el encargado del control de este servicio, en el gobierno de coalición con el PSOE. Ambos grupos son partidarios de revisar los posibles incumplimientos de FCC para forzarle a hacer mejor su trabajo. Entre ellos están la presunta falta de inversiones comprometidas en el contrato, la supuesta apropiación por parte de la empresa de los beneficios de la venta de subproducto del tratamiento de basuras a terceros y las deficiencias que llevaron a colmatar el vertedero de residuos sólidos urbanos de El Gorguel antes del tiempo previsto.

El equipo de gobierno del PSOE es partidario de sentarse a hablar con los directivos de FCC para negociar medidas que beneficien a los ciudadanos, como el mencionado plan de choque, en lugar de hacer de eso una cuestión de lucha partidista. Por esa razón rechazó la creación de una comisión de investigación de ese contrato pedida por MC y Podemos. El PP y Ciudadanos tampoco la consideraron necesaria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos