Padres del Llano denuncian en el juzgado el presunto riesgo de un depósito cercano al colegio

Mancha en una pared del patio de Infantil, en el colegio de El LLano./LV
Mancha en una pared del patio de Infantil, en el colegio de El LLano. / LV

Muestran su preocupación por el hecho de que estos embalses «son erosionados por la acción del viento» y los residuos «llegan todos los días» a la escuela

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

La Asociación de Padres de Alumnos del colegio público del Llano del Beal denunciaron ayer en el Juzgado de Instrucción 2 y en la Fiscalía de Área de Cartagena el presunto riesgo ambiental y para la salud de sus hijos y del resto de la comunidad educativa que supone la falta de clausura de una antigua balsa minera situada cerca del centro.

«No se ha llevado actuación alguna sobre el depósito de residuos ubicado al oeste del colegio, en el que según el informe elaborado por la mercantil Afesa en agosto de 2017, a petición de la Dirección General de Medio Ambiente de la Comunidad Autónoma, se indican concentraciones elevadas de metales pesados y metaloides», expuso el presidente de la asociación, Juan Francisco Ortuño, en un escrito.

El colectivo muestra su preocupación por el hecho de que estos embalses «son erosionados por la acción del viento» y los residuos «llegan todos los días» a la escuela.

Manchas en una pared

«La inhalación de estas partículas por nuestros hijos es muy elevada, ya que se encuentran suspendidas en el aire y se depositan en las superficies pavimentadas donde juegan y hacen educación física», añaden los padres. Y reclaman al Ministerio Público que investigue la ausencia de sellado, pues los menores «continúan expuestos a la contaminación» a pesar de las obras realizadas en verano por la Consejería de Educación para sellar las ventanas y acondicionar el patio.

Los padres instan también a la Fiscalía y al Juzgado de Instrucción 2 a incorporar un informe a las diligencias abiertas sobre la situación del colegio. Se trata de un estudio elaborado por la mercantil Lavaqua para el Ayuntamiento de Cartagena, donde se recoge la existencia de concentraciones anómalas de metales pesados, metaloides carcinogénicos y neurotóxicos.

La Guardia Civil encontró ya en mayo del año pasado «concentraciones de metales pesados en niveles muy superiores a los «valores medios en suelos agrícolas en Europa» en plomo, zinc, cadmio y arsénico.

Asimismo, el colectivo puso en conocimiento del fiscal de área en funciones, David Campayo, que «están apareciendo sales metálicas altamente tóxicas en las fachadas del patio de infantil, como consecuencia de los drenajes subsuperficiales de la zona minera sin restaurar situada en la zona sur del pueblo». Es una alusión a un área conocida como Nuestra Señora del Buen Consejo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos