Padres de La Aljorra temen que el dinero del nuevo colegio se pierda

Una ciclista pasa por los terrenos donde se construirá el nuevo colegio de La Aljorra./Pablo Sánchez / AGM
Una ciclista pasa por los terrenos donde se construirá el nuevo colegio de La Aljorra. / Pablo Sánchez / AGM

Los vecinos piden celeridad a la Consejería de Educación y al Ayuntamiento para comenzar las obras a lo largo de 2018

Antonio López
ANTONIO LÓPEZCartagena

Cuando parecía que los niños de La Aljorra tendrían pronto un nuevo colegio para abandonar los dos vetustos centros a los que asisten ahora, el comienzo de las obras se ve cada vez más lejos. Los padres han solicitado celeridad a la Consejería de Educación y al Ayuntamiento para que los trabajos se inicien en los primeros meses de 2018, algo que ven difícil a tenor del nuevo choque entre las administraciones local y regional. Y es que la Comunidad dice que la falta de urbanización del solar municipal impide obrar y el Ayuntamiento, que Murcia no ha pedido la recalificación del suelo.

«El proyecto está, así como el dinero; lo que no entendemos es por qué no empiezan las obras ya. De seguir así, con nuevos retrasos, tememos que los trabajos no comiencen hasta el otoño del año que viene, o lo que es peor: que el dinero de la Unión Europa se pierda», explicó ayer a este diario la portavoz de la Plataforma por un Colegio Único en La Aljorra, Luisa Carrión. Los fondos están disponibles hasta 2020.

La consejera de Educación, Adela Martínez-Cachá, mandó un mensaje de tranquilidad, ya que «el dinero está asegurado». Y añadió: «Aunque en los presupuestos regionales tan solo hay 72.000 euros para el centro, podemos disponer de los cuatro millones que hay para la nueva escuela cuando sea necesario».

Martínez-Cachá volvió a pedir al Ayuntamiento que realice las obras necesarias para habilitar el solar, algo que entre otras cosas exige desviar una línea eléctrica de media tensión. «En el momento que esté adecentado, nosotros sacaremos a licitación el proyecto e iremos dando los pasos precisos para que el colegio sea una realidad», añadió.

Desde el Ayuntamiento están a la espera de que Educación solicite a la Consejería de Fomento la autorización excepcional de uso de los terrenos, una suerte de recalificación urbanística, puesto que son de tipo agrícola. Pero se trata de un trámite que la Comunidad asegura que corresponde hacer al Consistorio.

Mientras unos y otros se pasan la patata caliente, los padres continúan esperando que las nuevas instalaciones prometidas para sus hijos sean una realidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos