El olvido de barrios y de diputaciones

Asfalto resquebrajado en la calle Francisco Jorquera del barrio de Santa Lucía./Pablo Sánchez / AGM
Asfalto resquebrajado en la calle Francisco Jorquera del barrio de Santa Lucía. / Pablo Sánchez / AGM

La Federación vecinal denuncia la nula inversión y exige mejoras en el transporte, en las instalaciones deportivas y médicas, en los jardines y en calles y plazas. Echan en falta el plan anual de la Comunidad y piden que se aplique uno especial que frene las diferencias entre el centro y el extrarradio

Antonio López
ANTONIO LÓPEZCartagena

Desatendidos y olvidados es como se sienten en la mayoría de los barrios y de las diputaciones, a tenor de las decenas de quejas que llegan cada mes a la Federación de Asociaciones de Vecinos. Socavones en el asfalto, aceras rotas o inexistentes, averías en el alumbrado público, desperfectos en los locales sociales, falta de limpieza en las calles, los parques y los jardines, ausencia de instalaciones deportivas y carreteras en mal estado son algunas de las deficiencias que se han recogido. Desde allí son remitidas al Ayuntamiento para que les dé solución.

Los vecinos critican la ausencia casi absoluta de inversión por parte de las administraciones en barrios y en diputaciones en los dos últimos años y reclaman un impulso a proyectos que quedaron en el tintero, como la mejora de las infraestructuras deportivas de La Aljorra y de Los Dolores y la construcción de otras nuevas, en La Manga.

Se quejan de que la escasa inversión que se ha realizado en los últimos años se ha centrado solo en el casco antiguo y en la zona del barrio universitario.

Desde la federación vecinal exigen que se reactive un Plan de Barrios y Diputaciones dotado de un potente presupuesto. Este programa de actuaciones lo puso en macha la Comunidad Autónoma hace tiempo para invertir en la mejora de las zonas aledañas a las ciudades mayores de 50.000 habitantes. Pero desde hace seis años ha desaparecido de los presupuestos regionales. El Ayuntamiento intenta este año poner un parche, a través de los presupuestos participativos, muy criticados por la Federación vecinal por la forma de elegir las obras. La concejalía de Descentralización ha preparado una inversión adicional de 600.000 euros para arreglos en el asfalto, en las aceras y en el alumbrado.

Muchas de las quejas que acumula la Federación están relacionadas con el mobiliario urbano, los parques y las zonas ajardinadas. Las deficiencias de la contrata municipal que se encarga de ello se deben a que no cubre los arboles de gran porte, ni las palmeras y a que se incumple la obligación de replantar vegetación dañada. Tal es el deterioro alcanzado, que los vecinos de ciertos barrios se han hecho cargo de conservar las más descuidadas.

Las reclamación se centran en su mayoría en mejoras de las infraestructuras, pero también abundan las referidas al tráfico. En Pozo Estrecho, por ejemplo, exigen una segunda parada de autobús a la altura del Bar Bibiano, más frecuencia de paso de los transportes públicos y la construcción de aceras en calles en las que no existen. También creen necesario y urgente suprimir el paso a nivel entre su localidad y La Palma. En Los Mateos piden iluminación en la subida al castillo, que no funciona por averías en la instalación eléctrica.

Playa Paraíso ya cuenta con la parada del autobús para ir a La Manga. Pero continuan las quejas sobre la limpieza de las calles, el asfaltado del aparcamiento de la calle Dios Dragón, el arreglo de los jardines de la calle Dios Baal y la proliferación de mosquitos. También piden la terminación de las aceras de la calle Himilce y la reparación de farolas.

En Los Camachos, además del pavimento y la instalación de nuevas farolas en calles y plazas, solicitan el arreglo de la carretera F-39, en el tramo hacia Los Beatos, la colocación de una marquesina para el autobús El Algar-Cartagena, así como un sistema de evacuación de pluviales en la calle Granizo. Asimismo, faltan pasos de cebra, dicen.

En la barriada de San Ginés, ven imprescindible la renovación del parque García Pagán, la instalación de papeleras, el arreglo de baldosas en la Avenida Pintor Portela, la creación de una zona exclusiva para perros y la desinfección de los jardines. Quejas similares hay también en el Ensanche Sauces, aunque a ellas los vecinos les suman la necesidad de pintar la fachada del local social y el adecentamiento del interior, donde parte del techo se ha desprendido.

En San Félix también piden una arreglo integral del local de la Asociación de Vecinos. En este barrio, se ha detectado hasta una treintena de desperfectos, casi todos relacionados con el mal estado de sus calles y plazas. En el Sector Estación exigen recuperar la parada de autobús eliminada cuando se remodeló la Avenida de América, la reposición de farolas y la colocación de papeleras en varias calles.

Fallos en los sistemas de climatización, desperfectos en ventanas y cubiertas y un mal saneamiento de paredes son algunas de las deficiencias que ha detectado el Ayuntamiento en las primeras inspecciones realizadas a consultorios del municipio. Además de arreglarlas, se ha comprometido con los vecinos a mejorar las estancias y a remodelar los aparcamientos.

Los centros de Atención Primaria que en peores condiciones se encuentran son los de Los Urrutias, Santa Ana (que será reformado el año que viene), Playa Honda, Alumbres, Perín y San Isidro. La mayoría son instalaciones antiguas que se han quedado obsoletas, y donde los facultativos tienen, en muchas ocasiones, problemas para desempeñar su actividad con un mínimo de calidad. Los vecinos esperan que la alcaldesa cumpla su promesa e invierta más dinero, como prometió en el Pleno de su investidura para sacar a barrios y diputaciones del olvido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos