«Ojalá restauren pronto el monasterio; hay que tener esperanza»

El sacerdote Fernando Gutiérrez Reche./Antonio Gil / AGM
El sacerdote Fernando Gutiérrez Reche. / Antonio Gil / AGM

Fernando Gutiérrez Reche. Pregonero de las fiestas de San Ginés de la Jara

RUBÉN SERRANOCartagena

Fernando Gutiérrez Reche (Cartagena, 1964) ha visto llantos, risas y desesperación en los más de veinte años que lleva como párroco. Ya fuera en Lorca, Mula, Alhama, Calasparra o en la calle Jabonerías de Cartagena, siempre abrió las puertas de la iglesia a los fieles, les dio apoyo y guió por el buen camino. Su labor en la parroquia de los padres claretianos, San Antonio María Claret, no ha pasado desapercibida para la Cofradía de San Ginés de la Jara. La agrupación ha elegido a este sacerdote como pregonero de las fiestas del copatrón de Cartagena (el acto de lectura del pregón tuvo lugar ayer por la tarde). La imagen del santo, nombrado patrón hace 340 años, desfilará esta tarde, a las siete, por las calles del barrio de San Ginés, tras una misa. Mañana tendrá lugar la tradicional romería.

- ¿Por qué decidió ser cura?

- Viene de familia. Desde que era un niño me sentí muy implicado en la iglesia, fui monaguillo durante varios años y, llegado el momento, decidí ingresar en el seminario y encaminar mi vida. Siempre me ha gustado ayudar a las demás y me considero una persona que es feliz con lo que hace.

- ¿Cuándo le propusieron ser el pregonero de las fiestas de San Ginés de la Jara y cómo lo valora?

- Me avisaron en junio. Al terminar un misa, el hermano mayor de la cofradía entró con una cesta de frutos típicos del Campo de Cartagena. Es la costumbre y la manera de anunciar al nuevo pregonero. En 1907, los padres claretianos iniciaron el culto a San Ginés de la Jara. Cuentan que hace 340 años hubo una epidemia que enfermó a los niños. Metieron el nombre de varios santos en una urna y uno de los niños sacó tres veces el nombre de San Ginés, así que se le nombró para ayudarles. Como párroco de los padres claretianos, creo que me han elegido para mantener esas raíces, para recordar ese trabajo de culto y devoción.

- ¿La gente guarda el mismo culto que entonces?

- El culto a San Ginés de la Jara se había perdido durante muchos años, pero ahora la nueva cofradía está organizando actos religiosos y culturales durante todo el año. Tampoco hay que olvidar a los romeros que hacen la peregrinación desde la basílica de la Caridad hasta el monasterio, desde hace 33 años. San Ginés es el santo milagroso de enfermedades. En el barrio hay arraigo y se ha trabajado durante estos últimos años para potenciar la devoción, con ilusión y mediante la celebración de la semana cultural. La romería atrae cada vez a más fieles.

- ¿Cuándo cree que se verá el monasterio restaurado?

- Rehabilitar el monasterio sería muy importante para la cofradía y para la ciudad. Es bueno para el turismo y es un signo de costumbre y fe. Ese mensaje es el que hay que transmitir al resto de generaciones. Yo creo que lo van a restaurar, me consta que el Ayuntamiento tiene interés y hay personas implicadas para que así sea. Ojalá que sea pronto, hay que tener esperanza.

Fotos

Vídeos