La oferta de chiringuitos se completa tres meses después de empezar la temporada

Un chiringuito de Cabo de Palos, abierto desde junio./A. Gil / AGM
Un chiringuito de Cabo de Palos, abierto desde junio. / A. Gil / AGM

Al retraso municipal en dar los permisos se suma la lentitud en la instalación de los servicios de agua y luz en muchos negocios

E. R. K.CARTAGENA

Los amantes de los aperitivos playeros, de las sobremesas copa en mano y con la vista en el horizonte y de las veladas al borde del mar en los chiringuitos de playa han tenido que esperar hasta este fin de semana para tener en el litoral cartagenero una oferta equiparable a la de otros años. De los tres meses y medio de retraso desde el inicio de la temporada en abril, más de dos los consumieron los trámites fallidos, los recursos y las resoluciones administrativas del Ayuntamiento. Desde mediado de junio ha sido la lentitud de los empresarios en completar la documentación y en instalar los servicios básicos la que ha demorado su puesta en marcha.

La Mesa de Contratación del Ayuntamiento se reunió ayer para dar por concluido el proceso de concesión de los permisos que estarán vigentes hasta 2020. Los empresarios que han conseguido la licencia tienen derecho a gestionar, durante ese tiempo, los negocios de hostelería autorizados en los emplazamientos elegidos. Las condiciones son que paguen lo estipulado y cumplan con la ocupación de superficie, respeten las ordenanzas de ruidos y otras limitaciones, y presten los servicios que han prometido.

La temporada tenía que empezar en abril pero se vio retrasada por las demoras del Ayuntamiento en la presentación del mapa con los emplazamientos ante la Demarcación de Costas y por los fallos en la publicación del periodo de recepción de ofertas, que echaron a perder la Semana Santa. Ademas, la Asociación de Chiringuitos de Cartagena (Achica) presentó un recurso que tardó un mes en ser resuelto por un tribunal dependiente del Ministerio de Hacienda. En junio tuvieron lugar las primeras autorizaciones al montaje, con lo que ya hubo unos pocos chiringuitos en funcionamiento en el fin de semana de San Juan (24 y 25 de junio).

Posteriormente, llegaron las complicaciones en la petición los permisos y de los enganches eléctricos para la iluminación y el sonido; agua potable para los aseos y para el servicio de barra y cocina, así como gas para la preparación de comidas.

El Partido Popular salió de la reunión de ayer con la impresión de que «aunque el expediente de concesión se considera concluido, los retrasos acumulados harán que las instalaciones en playas no estén completas hasta finales de julio», dijo la concejal Esperanza Nieto.

De hecho, según sus datos, hay 14 lotes que no se han adjudicado porque han quedado desiertos o porque las ofertas no cumplen los requisitos. Se trata de los chiringuitos de Mar de Cristal, de la playa de Poniente de Islas Menores, de Punta Brava y de Los Urrutias. A ellas se unen las instalaciones de hamacas, sombrillas y terrazas en los paseos de la playa del Barco Perdido y de Isla Plana. Por último, se han quedado sin explotar los negocios de elementos náuticos de Puerto Bello, de la Playa de los Alemanes, de Playa Honda, de la Playa de Poniente, de Isla Plana, del parque de Playa Paraíso, del parque de Islas Menores y de la playa de Levante de Islas Menores

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos