Ocho promotoras pedirán licencia para reactivar el crecimiento urbano en abril

Promotores y constructores charlan con Castejón, tras acabar la reunión de ayer sobre las normas urbanísticas./Antonio Gil / AGM
Promotores y constructores charlan con Castejón, tras acabar la reunión de ayer sobre las normas urbanísticas. / Antonio Gil / AGM

El Ayuntamiento cuenta con tener la norma que ampare esos proyectos en dos meses y empieza a trabajar en el Plan General sin presupuesto suficiente

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLESCartagena

Ocho grandes empresas, situadas entre las más destacadas del sector inmobiliario de Cartagena, se preparan para presentar, en cuanto se aprueben las normas urbanísticas transitorias, una catarata de peticiones de licencia para promover y construir complejos que albergarán al menos 600 viviendas. Los proyectos que quedarán autorizados de inmediato con la reglamentación exprés están prácticamente todos en el casco urbano. Sin embargo, la efectividad de la norma abarcará los núcleos rurales de las diputaciones, explicó el presidente de la Asociación de Promotores, Miguel Martínez, tras una reunión en la que la alcaldesa, Ana Belén Castejón, dio las novedades a los empresarios.

El borrador de normas transitorias elaborado por técnicos del Ayuntamiento, con unas 70 alegaciones como anexo, fue sometido en las últimas semanas a un proceso de adaptación a la legislación urbanística y medioambiental regional por una comisión mixta en la que también había expertos autonómicos. El procedimiento acabó la semana pasada y ya hay un texto consensuado. Representantes de Grupo Unión, Promociones Sierra Minera, Urbincasa y Patrón Inmobiliaria escucharon ayer atentamente las explicaciones de Castejón, junto al empresario Alfonso Torres y a miembros de las familias Roca y Meseguer, participantes en distintas sociedades. Ella reiteró que el nuevo texto permite recuperar 13 proyectos residenciales bloqueados, que suponen 600 viviendas, junto a tres industriales en el Valle de Escombreras. La inversión total ronda los 130 millones. Una torre de diez plantas y 42 viviendas, junto al colegio Adoratrices, y un complejo en Wssel de Guimbarda junto al Pabellón Central, con 40 pisos, son dos proyectos céntricos que saldrán adelante. A ellos se unen en el extrarradio las 210 casas previstas en un terreno situado junto al Hospital de la Caridad y las 208 de una parcela en la calle Brunete (Barriada José María Lapuerta).

La alcaldesa y los empresarios urgieron a la Comunidad a iniciar los 20 días de exposición pública del texto, para admitir más alegaciones, y aprobarlo definitivamente en el Consejo de Gobierno. Así, podrán ser ratificadas en un Pleno municipal, en abril, y empezar a expedir licencias de obra. Fuentes empresariales indicaron que los promotores quieren construir cuanto antes, para anticiparse a cualquier recurso judicial que inhabilite las normas transitorias, como pasó con el Plan General de 2012.

Castejón censuró la actitud de Cartagena Sí Se Puede (Podemos) que considera que la Comunidad ha hecho una enmienda a la totalidad del borrador inicial del Ayuntamiento y por eso tiene que someter el documento resultante a una nueva información pública. «La oposición no ha estado presente en el proceso y sus críticas me parecen osadas y aventuradas», apuntó. Aunque se negó a dar publicidad a los documentos parciales para comprobar los cambios.

En la reunión estuvo el presidente de la Confederación de Organizaciones Empresariales de Cartagena (COEC), Pedro Pablo Hernández, que manifestó su satisfacción por el avance en las normas transitorias. De ello depende también la previsión de ingresos del Ayuntamiento, que podría cobrar hasta 5,2 millones por la tasa de todas las licencias de obra previstas. Hernández y Miguel Martínez también pidieron al Ayuntamiento que avance en el Plan General definitivo. «Urbanismo trabaja en ello», dijo Castejón, pese a que todavía no tiene aprobado el presupuesto para realizar las inversiones que comporta redactarlo.

«Las autorizaciones excepcionales pueden darse en 15 días»

La declaración de excepcionalidad para cada proyecto industrial nuevo en Escombreras, en lugar de declarar toda la zona como una actuación de interés regional, no será un obstáculo para atraer inversiones. «Hay que dejar claro, para que lo sepan los principales interesados, que un permiso de ese tipo puede ser expedido en quince días, de forma simultánea a la solicitud y la concesión de la licencia, por lo que no retrasará los trámites», aseguró el presidente de los promotores y de la Cámara de Comercio, Miguel Martínez. Indicó que las ampliaciones de industrias ya instaladas ni siquiera requerirán de esa declaración y podrán obtener los permisos mediante un trámite aún más sencillo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos