Obreros de Navantia temen un parón en los S-80 por la «escasa» inversión de Defensa este año

El primer S-80 de Navantia, en una foto de archivo./Reuters
El primer S-80 de Navantia, en una foto de archivo. / Reuters

El comité de empresa cree que los 135 millones son «insuficientes», aunque espera el sí de Madrid a los otros tres submarinos para asegurar la financiación

Antonio López
ANTONIO LÓPEZCartagena

A los trabajadores de Navantia no les salen las cuentas con los 135 millones de euros que el Gobierno de Mariano Rajoy ha reservado en los presupuestos generales de este año para continuar con la construcción de los submarinos S-80. El comité de empresa del astillero de Cartagena cree que se trata de una cantidad demasiado pequeña, si se tiene en cuenta que es un proyecto estratégico para España y al que se prevé destinar en total más de tres mil millones de euros. Su presidente, Eduardo Aranda, ve «insuficiente» la inversión prevista para este ejercicio y teme que se puedan ver «frenados» los trabajos si no se destina más dinero.

«Solventados los problemas de hace cuatro años, ahora estamos trabajando a pleno rendimiento. Esperamos que las noticias que llegan de Madrid sean más halagüeñas, porque lo cierto es que la cantidad que se baraja es escasa», dijo Aranda.

Actualmente, son más de cien trabajadores de plantilla y 250 de empresas auxiliares los dedicados a la construcción del primer sumergible. Desde finales del año pasado, los obreros se centran en el montaje del interior, donde también operan subcontratas de montadores, mecánicos, electricistas y electrónicos.

Se trata de equiparlo tal y como se detalla en los nuevos proyectos avalados por la empresa americana Electric Boat, tras subsanar los problemas de flotabilidad detectados en 2014. También se centran, según el presidente del comité de empresa, en la construcción de los cascos resistentes de las otras tres unidades que seguirán al S-81.

El calendario de entrega de los cuatro nuevos submarinos es el siguiente: septiembre de 2022, mayo de 2024, marzo de 2026 y julio de 2027. Estos nuevos sumergibles, cuyos nombres serán 'Isaac Peral' (S-81), 'Narciso Monturiol' (S-82), 'Cosme García' (S-83) y 'Mateo García de los Reyes' (S-84), deberán relevar a los actuales 'Galerna' (S-71), 'Mistral' (S-73) y 'Tramontana' (S-74), que alcanzarán así los 40 años de servicio al final de su vida útil después de las obras de revisión a las que van a ser sometidos en los próximos años. El 'Siroco' (S-72) fue dado de baja en 2012.

La elevación del techo de gasto del submarino S-80 hasta la horquilla final de los 3.635-3.935 millones de euros es uno de los proyectos que maneja el Ministerio de Defensa para el nuevo ciclo de inversión industrial, anunciado por la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, el pasado 5 de diciembre.

Autorización definitiva

Esto es precisamente lo que espera el comité de empresa como agua de mayo: que el Gobierno central dé el sí oficial a la construcción de toda la serie. «Una vez que tengamos la autorización definitiva, creemos que no habrá problemas de financiación. Así se acabarán todas nuestras preocupaciones», añadió Eduardo Aranda.

Este diario pidió ayer a la dirección del astillero conocer si compartte con los trabajadores que el presupuesto reservado puede suponer un freno al proyecto. La empresa declinó hacer valoraciones o comentarios al respecto.

La negociación del plan estratégico se reanuda esta semana

Los trabajadores de Navantia, la dirección nacional del astillero y la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) continúan esta semana con la negociación del plan estratégico. Tendrán que llegar a un acuerdo sobre cómo rejuvenecer las plantillas y cómo aplicar las nuevas tecnologías a los sistemas de producción, entre otros temas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos