Más de 70 niños faltan aún a clase quince días después del tiroteo en Las Seiscientas

Un grupo de padres, ayer a mediodía, entrando al colegio público Stella Maris, en Las Seiscientas./José María Rodríguez / AGM
Un grupo de padres, ayer a mediodía, entrando al colegio público Stella Maris, en Las Seiscientas. / José María Rodríguez / AGM

Preocupación en el Stella Maris por la fuga de alumnos, cuyas familias tienen miedo a represalias contra 'Los Gasolina'

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

Durante los dos días siguientes al tiroteo mortal de dos hombres, el miedo a posible represalias del clan alicantino de 'Los Salgueros' contra el cartagenero de 'Los Gasolina' dejó el colegio de Las Seiscientas sin casi la mitad de los alumnos. De 339 niños, solo fueron a clase 155. Tras el encarcelamiento de los tres presuntos autores de los disparos y el traslado a Alicante del otro hombre que resultó herido grave en la riña entre las dos familias gitanas por la custodia de un bebé, el Stella Maris ha ido recuperando estudiantes. Sin embargo, el temor a una «venganza» persiste. Ayer, faltaron a este centro público 73 críos, y algunos padres han pedido el traslado de sus hijos a otros centros del municipio.

El número de alumnos «se ha ido incrementando día tras día, desde el suceso que ocurrió en el barrio donde está situado el centro. Se ha ido normalizando la situación y el equipo directivo espera que en los próximos días esté totalmente normalizada», destacó ayer un portavoz de la Consejería de Educación.

La disputa, señaló, comenzó por la custodia de un bebé de quince meses, hijo de una joven de 16 años del clan local y de un chico de 20 años de la provincia vecina. Por un problema de pareja, la mujer volvió con el crío a la casa de sus padres, y la familia del padre intentó «mediar» para que se acordara un derecho de visita mutuo. Cuando el padre y varios familiares se desplazaron a Cartagena a «despedirse de su hijo», se originó una discusión que acabó con dos muertes, presuntamente a manos del abuelo, de un tío y de un tío abuelo del bebé.

Fallecieron A. S. D., de 18 años y apodado 'El Morenito', y E. A. S., de 26 y conocido como 'Edu'; y resultaron heridos Joaquina, de 54 años y abuela del bebé, quien recibió el impacto de esquirlas de bala y quien fue dada de alta, y Fermín, de 38 años y también pariente del menor. A prisión fueron Joaquín M. F., de 54 años; su hijo Joaquín M. R., de 26 años; e Israel. M. F., de 37 años, hermano del primero y tío del segundo.

Los maestros, preocupados

En la Administración regional y en la Concejalía de Educación del Ayuntamiento de Cartagena no ocultaron ayer su preocupación por la marcha de decenas de estudiantes de las etapas de Infantil y Primaria. E hicieron hincapié en su esfuerzo por minimizar, en todo lo posible, la alteración del normal desarrollo del curso tanto para toda la comunidad educativa; es decir, tanto para los menores, como para los profesores y los padres.

«El centro educativo Stella Maris se ha visto afectado por la situación de conflicto que se ha vivido cerca en el barrio. Dado que en él asisten alumnos de distintas familias que han estado implicadas, se ha resentido la asistencia al centro», señalaron en la consejería que dirige Adela Martínez-Cachá.

En la Comunidad explicaron que, para afrontar este delicado momento en la oficialmente denominada barriada Virgen de la Caridad, «el equipo específico de convivencia del colegio está orientando y actuando para todas aquellas cuestiones que son necesarias, relacionadas con las dinámicas de grupo».

En la Consejería mostraron su confianza en que todo vaya a mejor, dado que el lunes acudieron al colegio 246 alumnos, o lo que es lo mismo faltaron 93, y ayer martes se reincorporaron otros veinte chavales. «Se ha hecho seguimiento personalizado y la situación se está normalizando», recalcaron.

Plan contra el absentismo

En el ámbito municipal, el concejal de Educación, David Martínez, dejó clara su «inquietud» por el elevado número de escolares que se han visto forzados, por circunstancias familiares, a dejar momentáneamente sus estudios obligatorios. Son «víctimas» de lo ocurrido, dijo el edil, quien quiso enviar, no obstante, un mensaje de «tranquilidad», porque tanto la Policía Local, que en los primeros días reforzó la seguridad del entorno del colegio con agentes uniformados, como la Policía Nacional han garantizado la seguridad de la barriada.

«Hemos confirmado los datos de absentismo que maneja el director del Stella Maris y estamos trabajando con las trabajadoras del programa municipal de lucha contra el absentismo, para ver qué es lo que pasa con cada caso», indicó Martínez. Además, confirmó que las familias de «algunos alumnos ya han pedido el traslado» de los hijos «a otros centros de Cartagena».

«Vamos a estudiar cada caso para ver cómo solucionarlo», añadió el responsable local de Educación, quien no pudo especificar si parte de los escolares se fueron del municipio junto a sus familiares, como aseguraron fuentes vecinales.

El lunes de la semana pasada, el comisario jefe del Cuerpo Nacional de Policía en Cartagena, Ignacio del Olmo, mandó un mensaje de calma a la población. Entre otras cosas, llamó a la tranquilidad a los trabajadores del Servicio Murciano de Salud que tienen sus puestos en las Urgencias del Parchís, el centro de salud situado en la calle Cabrera, la misma donde tuvo lugar el tiroteo.

Investigan las amenazas del clan de 'Los Salguero'

Además de desmentir que hubiera una situación de «tensión» en Cartagena debido al tiroteo ocurrido en Las Seiscientas, el comisario jefe de la Policía Nacional, Ignacio del Olmo, destacó que se había montado un dispositivo especial de vigilancia del barrio con agentes uniformados. Estos recibieron, además, apoyo de efectivos de paisano. En todo caso, Del Olmo señaló, hace nueve días, que los especialistas de la Comisaría estaban analizando las amenazas de muerte contra el clan de 'Los Gasolina', y en general contra los vecinos de la zona, realizadas por familiares de las víctimas del tiroteo. Estas fueron realizadas a las puertas del Hospital Santa Lucía, y difundidas a través de medios de comunicación y de las redes sociales de internet. El responsable policial no descartó emprender acciones legales contra la familia alicantina, conocida como el clan de 'Los Salguero', entre otras cosas por frases como que iban a prender fuego tanto a los mayores de edad como a los «niños de teta». La familia de los tres imputados en este caso, que cumplen prisión preventiva por orden del Juzgado de Instrucción 5 de Cartagena, ha pedido ya, a través del abogado Ángel Cegarra, abrir un procedimiento penal contra varios autores de esas manifestaciones públicas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos