«En Navidad no va a caber ni un alfiler»

Aspecto de la Plaza de San Francisco, con los puestos ante la fachada protegida, los árboles y la carpa del Belén municipal a la derecha./Antonio Gil / AGM
Aspecto de la Plaza de San Francisco, con los puestos ante la fachada protegida, los árboles y la carpa del Belén municipal a la derecha. / Antonio Gil / AGM

Los vecinos prevén «aglomeraciones» en la Plaza de San Francisco y piden trasladar carpas. La instalación del mercado, el Belén, un escenario y las terrazas «dificultan» el tránsito y tapan bustos y edificios modernistas, denuncian

RUBÉN SERRANOCartagena

Las terrazas de los bares siguen donde siempre en la Plaza de San Francisco, igual que los árboles y las esculturas de Isidoro Máiquez y del emperador Augusto. Pero a todo ello se suman ahora dos hileras con 23 casetas cada una, que custodian los laterales norte y sur; un imponente escenario, con su toldo blanco, bajo el ficus, justo al lado de una caseta de la Policía Local y de un puesto de castañas asadas; así como la carpa que protege el monumental Belén municipal. Entre tantas atracciones navideñas, caminar estos días por los 5.000 metros cuadrados de la Glorieta se ha convertido en un auténtico desafío, y en un problema para que los niños puedan corretear por este lugar de esparcimiento los días festivos.

Quienes más lo notan son los viandantes, como Francisca Madrid, una vecina del casco histórico que ayer, con el carro de la compra, estaba esquivando una terraza, pasando alrededor de la carpa del Belén, para seguir su camino hacia la calle Campos: «No entiendo cómo han sido capaces de concentrar todas las cosas en un mismo sitio, en vez de repartirlo por las plazas del Rey y de Juan XXIII, por ejemplo». En esta explanada «no va a caber un alfiler» a partir de la próxima semana, sostuvo.

La Plaza de San Francisco será el centro neurálgico de las actividades navideñas, con el Belén, las actuaciones musicales y la gran novedad de este año: el mercado, que habitualmente estaba en la Alameda de San Antón. El cambio de ubicación se realizó a propuesta de los vendedores, con el fin de frenar la pérdida de público y de ventas de las últimas ediciones. Esta medida ha suscitado críticas constructivas de vecinos como Pedro Rubio. «Lo debieron dejar allí porque había más facilidad para aparcar, o al menos llevarlo a la explanada del puerto o a Juan XXIII. Así es un desastre, los niños no van a tener ni sitio para correr».

El Ayuntamiento dice que la explanada tiene «8 accesos y espacio» para evitar colapsos

Otra de las peculiaridades es que una hilera de casetas está situada ante la Casa Maestre, el edificio modernista construido por el arquitecto Víctor Beltrí. Los técnicos municipales han dado su visto bueno a la operación, pese a ser una fachada protegida, buscada por los turistas que visitan Cartagena y para la que MC (que gobierna con el PSOE) ha pedido esta semana su declaración como Bien de Interés Cultural (BIC), tras el reciente Año del Modernismo.

Máiquez, 'escondido'

Un caso parecido es el del busto dedicado al actor cartagenero Isidoro Máiquez, que ocupa desde la remodelación un lateral de la plaza. A los turistas que se acercan estos días por el casco histórico no les están resultando sencillo encontrar la escultura, oculta tras una carpa. Casi lo mismo que le pasa a la de Augusto, en el extremo de la Glorieta más cercano a la calle Caballero. Un portavoz municipal indicó, a preguntas de 'La Verdad', que el hecho de que las esculturas «se hayan quedado tapadas no fue intencionado, sino que se hizo porque era necesario para el resto de los elementos que se han instalado».

El Muelle sigue despejado

Aunque estas actividades navideñas permitirán llenar de vida la Plaza de San Francisco, son numerosos los viandantes que empiezan a percatarse de que, llegado el momento, caminar por allí sin aglomeraciones será «complicado». Así lo cree Margarita Rivero. «Me gusta la Navidad y han dejado la plaza muy bonita, pero es que vamos a estar como piojos, muy amontonados. Además, solo van a salir beneficiados los comercios de aquí, donde va a estar todo el mundo. Lo deberían haber repartido por otros sitios».

Una de las ubicaciones más repetidas es la explanada del Muelle de Alfonso XII. La Autoridad Portuaria invirtió medio millón de euros para eliminar los quioscos de hostelería y cambiar la imagen de la explanada, para acoger actividades lúdicas, tal y como le solicitó el Ayuntamiento. Sin embargo, el último uso que se le dio fue hace dos semanas, con la instalación de un zoco artesanal, con 43 puestos, que estuvo allí instalado durante un fin de semana. Fuentes municipales no aclararon si organizarán en el Muelle alguna actividad durante las próximas fiestas.

Lo que sí indicaron es que, en caso de que se formen aglomeraciones, en la Plaza de San Francisco hay «ocho accesos, lo que significa que en caso de emergencia es la mejor ubicada para poder ser evacuada en el menor tiempo posible, tal y como nos han indicado los técnicos. Además, se va a intensificar la iluminación» para que los cartageneros y visitantes puedan contemplar mejor la decoración de estas fechas, como las luces, guirnaldas, bolas de colores y las más de 500 figuras que recrean el nacimiento de Jesús.

«Hemos elegido esta plaza porque cuenta con espacio suficiente, y se instaló el mercado porque hay seis metros de separación entre los puestos y los elementos fijos, para que se pueda circular», añadieron.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos