Mussolini hijo bombardea Cartagena

Un avión italiano Savoia S.79 sobrevuela Cartagena para bombardearla./
Un avión italiano Savoia S.79 sobrevuela Cartagena para bombardearla.

Tal día como hoy hace 81 años se produjo en Cartagena el conocido 'Bombardeo de las Cuatro Horas'. Aquella tarde, las bombas alemanas de la Legión Cóndor cayeron indiscriminadamente sobre la ciudad y los cartageneros vivieron unos de sus peores momentos en su larguísima historia.

Pero debemos recordar que, junto a este mortífero bombardeo, durante la Guerra Civil Española hubo otros muchos; la mayoría fueron realizados por aviones italianos al servicio de las tropas mandadas por el general Franco.

Entre ellos destaca el acaecido el 14 de octubre de 1937, siendo noticiable que uno de los cinco aviones italianos actuantes estaba pilotado por Bruno Mussolini, tercer hijo del Duce.

Este joven teniente llegó a España el 22 de septiembre de 1937 formando parte del XXVII Grupo del octavo 'Stormo' de Bombardeo Veloz al mando del coronel Attilio Bisseo, integrándose en la Aviación Legionaria y permaneciendo una corta temporada en las Islas Baleares para regresar pronto a Italia por indicación de Franco, aunque tuvo tiempo de participar en ocho misiones de guerra.

La que realizó sobre Cartagena, en la fecha señalada, fue consecuencia de la enorme importancia de las instalaciones del Arsenal de Cartagena, no solo por ser la base de la totalidad de la Flota Republicana. Además, en su puerto se descargaba todo el material proveniente de la Unión Soviética y que estaba sirviendo para mantener la resistencia de Madrid y por lo tanto era atacar a la principal vía de abastecimiento de la República Española en esta guerra.

Según las investigaciones de Miguel Puchol y Javier García Tous, el denominado bando nacional aprovechó la llegada de esta unidad italiana de bombardeo para realizar un duro ataque contra Cartagena. Se eligió para ello el jueves 14 de octubre, y se prepararon cinco Savoias S.79 de las 204ª y 205ª Squadriglie.

La particularidad de este bombardeo es que fue diurno. Hacia las 13.35 horas, Bruno Mussolini junto a sus compañeros sobrevolaron Cartagena a 5.000 metros de altura, en dos grupos de dos y tres, y en ruta sureste a noroeste.

Hicieron una sola pasada y descargaron 15 bombas de 250 Kilos, la mayoría de ellas alcanzaron el Arsenal y sus aledaños, según los informes de los impactos de aquella jornada. Estas deflagraciones se produjeron frente al edificio de Aduanas, en la Plaza del Rey, junto al Club de Regatas, dos de ellas explotaron a las puertas del Arsenal (estropeando el reloj de la torre), otras localizadas en el muelle de Levante, machina y junto al destructor 'Churruca'.

Era el sexto bombardeo que efectúo Bruno Mussolini sobre España, los anteriores habían sido sobre Alicante, Barcelona, Denia, Valencia y Rosas, pero en el de Cartagena es donde verdaderamente lo paso mal, a diferencia de las otras ciudades. La Base Naval estaba bien defendida por la artillería, el bombardeo pilotado por Mussolini sufrió una reacción antiaérea tremenda, obligando a los aviones a volar a gran altura haciendo bastante ineficaz el ataque.

A pesar de que los destrozos en el Arsenal no fueron cuantiosos, hubo diez muertos, entre ellos el comandante del acorazado 'Jaime I', Francisco Benavente García de la Vega, y otros dos marineros más; los heridos superaron la treintena.

Además del fuego de las baterías, el hijo de Mussolini se las tuvo que ver con varios cazas republicanos de la base de Los Alcázares, que salieron a interceptar a los bombardeos italianos, algo que no pasó en los anteriores ataques sobre ciudades españolas. Incluso se llegó a entablar combate con ellos poniendo en peligro la integridad física del propio hijo del dictador italiano.

Mussolini hijo se despidió de su periplo mortal por España solo seis días después de su ataque a Cartagena, el 20 de octubre de 1937. Atrás quedaban 25 horas de vuelo en las que sembró la muerte y el terror desde Rosas hasta Cartagena descargando 5.250 kilos de bombas.

Sobre la precipitada vuelta de Bruno a Italia, ya hemos comentado que fue por indicación del propio Franco, ante el temor de que pudiera ser derribado en algún operativo, como el que estuvo a punto de ocurrir en nuestra ciudad. Aunque fue la revista 'Time' en 1941 la que publicó que la verdadera razón de la precipitada vuelta de Bruno Mussolini a Italia fue que el Duce le había hecho regresar «porque parecía que los rojos iban a la caza del chico».

La guadaña de muerte que Mussolini y Hitler pusieron al servicio de Franco durante la Guerra Civil en forma de bombardeos aéreos y navales segó al menos 6.000 vidas, muchas de ellas en Cartagena. Bruno Mussolini, el hijo del Duce, murió en 1941 en accidente aéreo. Nunca más regreso por aquí, a Cartagena le quedaron todavía dos años más de infierno para la cada vez más reducida población, ciudad que sería destruida poco a poco, una vez más, esta vez por las bombas de aviación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos