Una mole de hierro bajo el Mar Menor

Los pecios fueron extraídos por piezas, debido a sus grandes dimensiones./Antonio Gil / AGM
Los pecios fueron extraídos por piezas, debido a sus grandes dimensiones. / Antonio Gil / AGM

Un grupo de buzos de la Armada extrae del fondo de la laguna tres barcos de entre 14 y 30 metros hundidos hace una década

RUBÉN SERRANOCartagena

Estaban hundidos en las profundidades del Mar Menor, bañados en óxido y enterrados en el fango. Un grupo de nueve buceadores de la Armada ha trabajo en el último mes en el entorno del puerto deportivo Tomás Maestre para reflotar un velero y un mercante, fondeados al principio y sumergidos por los temporales, después, hace una década. El operativo finalizará previsiblemente a final de mes, con la extracción de un tercer pecio, el 'Manitou Enterprise', un arrastrero británico de más de 20 metros que participó en la Segunda Guerra Mundial, según explicó ayer el almirante de Acción Marítima, el vicealmirante Manuel de la Puente Mora-Figueroa, durante la visita que hizo para supervisar los trabajos.

El reflotamiento de las tres embarcaciones fue una petición que hizo la Comunidad Autónoma al Centro de Buceo de la Armada (CBA) a mediados de septiembre. Desde su hundimiento a principios de 2009, las embarcaciones suponían «un riesgo para la navegación», por sus elementos cortantes, y «un problema medioambiental», pues podían desprender aceite u otros productos contaminantes a la laguna, aseguró el consejero de Turismo, Cultura y Medio Ambiente, Javier Celdrán. Los pecios fueron extraídos por piezas, debido a sus grandes dimensiones, para posteriormente elevarlas hasta la superficie con la ayuda de unos globos submarinos y varias grúas de la empresa SGS, que ya prestaron servicio durante las últimas inundaciones en el Mar Menor, el pasado invierno.

«Los barcos son antiguos y algunos podían tener hasta 40 años. Estaban fondeados y el temporal los terminó de hundir», dijo Mora Figueroa. La profundidad del Mar Menor permitió al operativo, formado por cuatro suboficiales buzos y cinco cabos, efectuar las inmersiones sin necesidad de realizar descompresión.

Un puerto seco

Celdrán aprovechó su visita al puerto Tomás Maestre para recordar que la Comunidad Autónoma «está trabajando» en un plan de fondeo, que consistiría en habilitar una terminal con pasarelas (puerto seco), para que los propietarios atracaran allí los barcos después del verano. El consejero también habló de crear un polígono de fondeo, que «está en estudio», para acabar con el problema. «Lo importante no es trabajar en la recuperación de embarcaciones, sino en la prevención. No podemos permitir que exista un fondeo ilegal o alegal durante más años. El Mar Menor no lo va a soportar y no vamos a permitir que se soporten más presiones de las necesarias», dijo Celdrán, quien no obstante no dio plazos para la puesta en marcha de alguno de estos dos planes.

«Veinte centímetros de visibilidad» por la turbidez del agua

Durante su visita a los trabajos de reflotamiento de tres embarcaciones hundidas en el Mar Menor, el almirante de Acción Marítima, el vicealmirante Manuel de la Puente Mora-Figueroa hizo hincapié en «los problemas» y en las «muchas dificultades» que tienen los buceadores de la Armada para extraer las piezas del fondo del mar, por la turdidez del agua de la laguna. «Empezaron trabajando con un metro de visibilidad y actualmente lo hacen con veinte centímetros. Casi tienen que ir tanteando», aseguró. Los buzos bajan en pareja por motivos de seguridad, siguiendo el protocolo, y durante estas semanas han realizado labores de corte y soldadura bajo el mar, necesarias para extraer a la superficie los pecios.

Fotos

Vídeos