«Todavía hay miedo a pasar por el Lago»

Christiane Fontanel, sentada en la Plaza de la Merced durante la entrevista. / Pablo Sánchez / AGM

Christiane Fontanel, presidenta de la Asociación de Vecinos Casco Antiguo e Histórico Ciudad de Cartagena: «El problema no son los extranjeros, sino que forman parte del grupo de marginados. Por eso la reconversión social debe ir unida a la urbana», dice

Jueves, 7 diciembre 2017, 09:20

Vino a España en 1982 y se estableció en Cartagena en 1991 para quedarse en el casco histórico, donde ha vivido desde entonces. Primero ejerció como profesora de idiomas, en la Alianza Francesa, y ahora está jubilada. «Los extranjeros como yo llegan a España atraídos por la playa, pero muchos se quedan porque les gustan las ciudades», afirma Christiane Fontanel (Cahors, Francia, 1946). Ella se decantó por la segundo opción. Se instaló en el casco histórico y, recientemente, se convirtió en presidenta de la Asociación de Vecinos Casco Antiguo e Histórico Ciudad de Cartagena. Acude a la entrevista con el secretario de esta agrupación, Luis Deltell, que la ayuda con el idioma y con algunos datos.

-¿Por qué ha asumido este reto?

-Porque me gusta vivir aquí, pero viviría mucho más a gusto si la parte del casco histórico que no se ha desarrollado cogiera el impulso que tienen las calles Carmen, Puerta de Murcia y Santa Florentina.

-¿A qué zonas se refiere?

-A la Plaza de la Merced y a su entorno. Todavía hay miedo en muchas personas a pasar por el Lago ('También los turistas las evitan', tercia Deltell). Asimismo, hay zonas se han quedado en tierra de nadie, como la calle San Fernando. La gente debe dejar de tener dudas al pasar por ellas. Mientras eso ocurra, tendremos un problema.

-¿Y eso cómo se consigue?

-Es necesario un cambio urbano, pero también otro de tipo social. Hay una marginalidad que muchos asocian con los extranjeros. Yo creo que el problema es que la gente del norte de África que vive aquí no está correctamente instalada y por eso no se integra. Llegó de su país se concentró en la parte del casco histórico que los españoles habían abandonado. Viven apiñados en pisos pequeños porque no tienen otra opción, pero eso no se puede permitir. Hay que ponerle remedio con una reconversión social.

-¿Antes de la urbanística?

-Yo creo que mejorar el urbanismo sin hacer también la parte social no funcionaría. Sin la reconversión social tampoco se puede afrontar la implantación de nuevos negocios, por muchas ayudas que dé el Ayuntamiento, porque no hay clientes. Hay la sensación de que es mejor montar algo sin atenerse a las reglas y ver lo que dura, que hacerlo legalmente, en vista de lo que te piden y lo que tardan en autorizarlo.

-¿Entonces, qué debe ir primero?

-Bueno, en cualquier caso es necesaria una mejora de las calles. Esta plaza, la de la Merced, da mucha lástima, necesita mucha dedicación, porque el objetivo es conseguir que la gente pase por aquí de manera normalizada. ( 'Los solares vacíos son parte de problema', añade Deltell). Tampoco el comercio está evolucionando como lo ha hecho en esa parte buena de la que hablamos tanto. Así no atraeremos a los turistas, que no ven aquí nada que les atraiga y se van. La Semana Santa demuestra que se puede cambiar eso, pero dura muy poco. Por lo menos ya se ve que algunos promotores privados levantan edificios con muy buena pinta, donde antes solo había solares,

-¿Mejor pinta que la del barrio universitario?.

-(Deltell que reside allí pide permiso a Christiane para contestar) El fallo del barrio universitario, aparte de ciertas deficiencias que ahora intentan subsanar como el hundimiento leve de algunas calles, es que se acometió sin cambiar el eje que da a la calle San Diego. Eso hace que a la gente no note el cambio.

-Hablando del barrio universitario. Pese a tener la universidad tan cerca, ni en sus calles ni en el resto de esta zona se nota la influencia de la UPCT. ¿Pasan estudiantes por aquí?

-(Christiane niega con la cabeza). Muy pocos, prácticamente ninguno. Pero ¿por qué iban a venir? ¿Usted ve algo que pueda interesarles hacer aquí?.

-Bueno, hay proyectos propuestos para mejorar la oferta cultural, aunque van con retraso. ¿Qué les parece la situación del Cine Central?

-Que al menos lo ha comprado la Administración pública, en este caso la Comunidad Autónoma. Eso nos da cierta seguridad de que no se vendrá abajo y le darán un uso.

-¿Qué propone hacer con él?

-Un centro cultural. Ya tenemos el Auditorio El Batel, para las actuaciones que atraen más público, y el Nuevo Teatro Circo, que da vida a una parte del centro. El casco antiguo debe tener capacidad suficiente para tener otro centro de actividades culturales en activo.

-¿Creen que sería adecuado extender la peatonalización a esta zona?

-En cierto modo sí, pero con cuidado. Creemos que se deberían dejar algunas vías de entrada como la de la calle San Diego, hacia Duque, pero en la Plaza de la Merced podría hacerse algo parecido a la reconversión de San Francisco

-¿Y qué hacemos con las ruinas de la calzada romana?

- Deben darse prisa en pensar qué hacen con ellas. No podemos parar todo lo que empezamos porque hay ruinas. Eso pasa en todo el casco antiguo. Deben tener algo pensado para estos casos.

-Además, ¿saben ustedes que hay vecinos de la Plaza de San Francisco que rechazan que haya tantos bares, por el ruido y añoran la época previa a la reforma?

- Yo les diría que se vengan una temporada al Lago, a ver que les parece el cambio. Probablemente ya no recuerden los tiempos en los que en su zona había prostitución y algún garito de drogas. Nosotros lo tenemos a la vuelta de la esquina.

-La pertenencia del Manuel Padín de Ciudadanos a este barrio ha enturbiado un tanto las propuestas de mejora en el barrio. ¿Son ustedes de algún partido?

- Yo soy de izquierdas, ('Yo de Ciudadanos', confiesa Deltell). Pero en esta asociación hay de todo, también gente conservadora. Todos somos de quien nos arregle el barrio, por encima de cualquier partido.

Secciones
Servicios