El mejor retiro, el campus

Alumnos de nuevo ingreso en la Universidad de Mayores, ayer en el Rectorado de la UPCT.
Alumnos de nuevo ingreso en la Universidad de Mayores, ayer en el Rectorado de la UPCT. / ANTONIO GIL / AGM

La UPCT cubre en solo una mañana todas las plazas de la Universidad de Mayores, que alcanza ya 15 ediciones

C. R.CARTAGENA

«Acabo de retirarme, tras casi treinta años de enfermero en la consulta del otorrino del Rosell. Siempre me ha gustado estudiar y no solo hice Enfermería, sino también Antropología. Una compañera me recomendó apuntarme y lo he hecho. Así tendré la mente activa», contaba ayer, en la sede del Rectorado de la UPCT, José María García Murcia. Durante el próximo curso, él será uno de los 55 alumnos de nuevo ingreso en la Universidad de Mayores de la Politécnica de Cartagena.

En solo una mañana, la institución logró llenar todas sus plazas. Y lo hizo gracias a hombres como José María y mujeres como María José Sánchez Rodríguez, cuyo perfil es parecido al de quien será su compañero en el campus. «En su momento, hice Secretariado, pero me quedé con ganas de estudiar más. Las circunstancias laborales no lo permitieron y ahora, que me acabo de jubilar y tengo tiempo, me sigue apeteciendo saber más», contó antes de rellenar su inscripción en el antiguo edificio de La Milagrosa.

Para ella, también ha sido un aliciente el conocer a través de amigas y familiares esta iniciativa, que cumple su edición número quince. En algún caso, como cualquier mayor de 50 años puede matricularse, este programa es también una vía para tratar de mejorar a nivel profesional. Es el caso de María José Garre Martínez, quien combina el afán por instruirse con la expectativa de hallar un empleo.

ASÍ LO VEN José María García, jubilado «Vengo para tener la mente activa. Me lo recomendó una compañera del hospital» María José Sánchez, jubilada«Me acabo de jubilar y tengo tiempo. Hice Secretariado y no pude estudiar más» María Garre Martínez, parada «Comencé a trabajar muy pronto. Pero he tenido siempre inquietud por aprender»

«En mi casa comenzamos muy jóvenes a trabajar, con catorce años. Teníamos que ayudar a nuestros padres, aunque ahora lo que nos toca es ayudar a nuestros hijos. Somos la generación colchón», contó María José. Y añadió: «Después de toda la vida trabajando, y ahora que estoy desempleada, busco saciar mi inquietud por aprender. Y ya sería estupendo que estudiar Inglés e Informática me ayudara a encontrar un trabajo», señaló.

La matriculación para quienes ya forman parte de la Universidad, se realizará la próxima semana. El coste es de 125 euros, que se pueden abonar en dos plazos. La Universidad de Mayores consta de tres cursos académicos y de un Curso Senior de Especialización e investigación. Además, hay visitas a museos y otras actividades, para que todo sea lo más amenos posible.

Para aprobar, hay que asistir al menos a un 70% de las clases, en la Facultad de Ciencias de la Empresa. Son en horario de tarde e incluyen, entre otras materias, Biología, Historia, Literatura, Tecnología, Dibujo, Sociología y Astronomía.

«Estos alumnos», resume el vicerrector de Estudiantes, Sergio Amat, «son un ejemplo para la Universidad y para la sociedad en general, porque reflejan que la pasión por saber no entiende de edad».

Fotos

Vídeos