«Si no lo mato yo, él terminará matando a mi hija»

Familiares y amigos de Rosa María S.P., ayer en el Tanatorio Estavesa / J. M. R. / AGM

Antonio López
ANTONIO LÓPEZCartagena

La muerte de Rosa María S.P. parece el final de un episodio vivido en pleno verano por el padre de la joven asesinada. Entonces, Adrián volvió a Cartagena para perseguir a quien fue su novia durante meses. Le apretaba buscando la reconciliación, pero la chica no quería. Ante su insistencia, el padre lo cogió una de las veces que el chico visitó Canteras y le pidió que depusiera su actitud. De lo contrario, contó a este diario un vecino de ese barrio, que prefirió mantenerse en el anonimato, tendría que tomar «medidas drásticas». «Me dijo que no sabía qué hacer con el chico. Estaba desesperado, porque no cesaba de molestarla. Llegó a avisarme de que si no lo mataba él, el joven acabaría con la vida de su hija, y así fue», añadió.

El pasado lunes, tras la muerte de Rosa María, el padre vio a este vecino y abrazado a él le espetó entre lágrimas: «Te lo dije. Mira si al final ha sido él el que ha actuado primero. Debí haber hecho lo que te dije», comentó este residente. Los vecinos de esta familia estaban ayer destrozados por los acontecimientos vividos el día antes.

Uno de ellos, que también quiso preservar su identidad, dijo que no puede dormir desde que ocurrió el crimen, «porque cuando cierro los ojos, lo único que veo es la desolación de una familia que no se merecía tal cosa. Es inaudito lo que ha ocurrido en esta barrio tan tranquilo, donde prácticamente nos conocemos todos y donde apenas ocurre nada».

Fotos

Vídeos