Mandarache, ¿última parada?

Locales cerrados y descuidados en la planta superior del centro comercial Mandarache, con los cines al fondo.
Locales cerrados y descuidados en la planta superior del centro comercial Mandarache, con los cines al fondo. / Antonio Gil / AGM

El centro comercial, cuyo parking estará conectado con el campamento estas fiestas, lucha por mantenerse a flote

RUBÉN SERRANOCARTAGENA

Las vigas de madera están deterioradas, la estructura de hierro oxidada y en la mayoría de los escaparates, afeados por la falta de mantenimiento, lo que más se ven son los carteles de 'Cerrado'. Hace años que la bolera y los negocios de comida rápida echaron la persiana en el centro comercial y de ocio Mandarache, inaugurado en el año 2006. Desde entonces, el parque empresarial ha sufrido altibajos y varios intentos de reactivación que no salieron adelante. Entre tanto, el Ayuntamiento intenta sacar partido a las 1.200 plazas de aparcamiento durante las fiestas de Carthagineses y Romanos, con un autobús gratuito que permite dejar allí el coche y viajar hasta la Alameda de San Antón, una zona próxima al recinto festero. De paso, dará una oportunidad a una galería comercial venida a menos. El servicio se pone hoy en marcha (a pesar de que las fiestas empezaron ayer), desde las seis y media de la tarde hasta la una de la madrugada, y pasará cada media hora, hasta el día 23.

El centro comercial Mandarache está ubicado en la plaza Severo Ochoa, una de las principales arterias del Ensanche y que además conecta con los barrios de la zona norte de la ciudad, a través de la avenida Víctor Beltrí. Desde su apertura, hace ya once años, han sido varios los intentos por reavivar los 28.000 metros cuadrados de superficie comercial, con la incorporación de negocios vinculados a la restauración y al ocio nocturno. Aquellos proyectos no salieron a flote y actualmente siguen en funcionamiento un gimnasio, un hipermercado, un restaurante y las doce salas de cine de la cadena Neocine. En el resto de las galerías, predominan los desconchones, las persianas bajadas y las cadenas en las puertas, que evindencian la imagen de abandono y la falta de mantenimiento.

2006
Inauguración, con una superficie comercial de 28.000 metros cuadrados, 1.200 plazas de aparcamiento y otras comodidades.
2012
Cierre de locales y entrada de nuevos gerentes. Intento de reflote con negocios vinculados al ocio nocturno.
2015
Inicio de las últimas aperturas hasta la fecha, con un hipermercado, un gimnasio y un restaurante italiano.

Además de su ubicación, el centro comercial y de ocio ofrecía todo tipo de comodidades para sus clientes. Los servicios de aparcamiento gratuito, las escaleras mecánicas y el ascensor para las personas con movilidad reducida, los aseos públicos y los taxis en la entrada eran un atractivo para que los empresarios instalaran allí sus negocios. Durante los inicios del complejo lo hicieron especialmente cadenas de comida rápida, como Foster Hollywood, Burguer King, bufés libres y cafeterías, y otros locales enfocados al ocio, como la bolera Bowling West. El lugar congregaba a miles de personas, hasta la apertura de Espacio Mediterráneo, también hace once años. Algunos de esos comercios se trasladaron al polígono Cabezo Beaza, a las afueras de la ciudad.

En el parque de ocio funcionan actualmente los cines, un restaurante, un 'súper' y un gimnasio

Fue a partir de ese momento cuando el resto de las galerías comerciales empezaron a vaciarse, desde Bricoasuar y Juguetilandia hasta el cierre de dos compañias de telefonía móvil. Mientras tanto, uno de los primeros intentos para rehabilitar la zona llegó en 2012. Un grupo de empresarios cartageneros inauguró a finales de ese año un supermercado de 5.000 metros cuadrados, que abría trece horas diarias, todos los días de la semana, y ofrecía productos de primeras marcas.

Cuando Parque Mediterráneo se hizo con la gestión de Mandarache, también a finales de 2012, tenía el claro objetivo de convertirse en un referente, con la apertura de bares y discotecas. Los propietarios mandaron brigadas de limpieza y palas para acondicionar las galerías e iniciaron negociaciones con empresarios viculados al ocio nocturno. Según los plazos previstos, este renovado complejo debería comenzar a funcionar a pleno rendimiento a principios de 2013, pero esa propuesta de consolidación tampo salió adelante.

Movimientos en Murcia

Mientras que centros comerciales como Espacio Mediterráneo están a una capacidad del 97%, y firmas de restauración como Foster Hollywood y Dominos Pizza han apostado por abrir sus puertas en el complejo de El Tiro, en Murcia, los últimos movimientos que se conocen de Mandarache datan de febrero de 2015. Entonces, los propietarios relanzaron la parte baja del edificio con el hipermercado Mandarache, la cadena de gimnasios nacional Quo Fitness y el restaurante italiano De Otra Pasta. Este diario contactó con la empresa que gestiona Mandarache, para conocer los planes en el parque, pero no obtuvo respuesta.

Más

Fotos

Vídeos