López renuncia a anular la prórroga de 25 años con Hidrogea y sigue sin bajar el agua

José López, ayer, en el Pleno municipal./Pablo Sánchez / AGM
José López, ayer, en el Pleno municipal. / Pablo Sánchez / AGM

El concejal se resigna a que la empresa siga hasta el 2042, tras estudiar la cancelación del contrato, y dice que es «un daño colateral»

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLESCartagena

En dos ocasiones, una ante los periodistas y otra ante el Pleno, reconoció ayer el vicealcalde y concejal de Desarrollo Sostenible, José López, la imposibilidad de anular el contrato de Hidrogea como empresa suministradora de agua potable a todos los hogares hasta 2042. Dos años ha tardado en admitir abiertamente que no puede utilizar esa fórmula para recuperar el control del servicio y sacarlo a gestión privada con las mejoras que quiere, incluida la rebaja del precio. A su juicio, «esta prórroga de 25 años es un daño colateral» de la gestión del PP durante dos décadas, que habrá que sobrellevar y centrarse en «fijar lo que cuesta el servicio sin sobrecostes». Según sus palabras, los técnicos estiman que hay 14 millones de euros de superávit con cargo a los presupuestos de los últimos años «que alguien no controló», en referencia al Partido Popular. Su intención es emplearlos en bajar el recibo un 7%.

La posición de MC, el partido de López, ha cambiado desde la campaña electoral de 2015. Por entonces barajaba la anulación de la prórroga del contrato como una de las opciones de mejorar el servicio y rebajar el precio. Durante sus dos años al frente del Ayuntamiento, López ha mantenido abierta esa puerta. Incluso impulsó, junto con Podemos y con el acuerdo del PSOE, el anuncio preceptivo a la empresa, en diciembre del año pasado, para mantener viva la alternativa de la anulación. Ayer dijo que desiste.

Hidrogea gestiona el suministro del agua, el alcantarillado y el mantenimiento de ambas redes desde 1992. El contrato era por un cuarto de siglo. Pero en 2003 el Pleno aprobó, a propuesta del PP, que era el que gobernaba, una prórroga de otros 25 años con la justificación de que así sería posible afrontar un plan de inversiones para mejorar redes. «Al final parte de ese dinero, concretamente 13 millones, fue a pagar el Auditorio El Batel», aseveró López ayer.

Insiste en usar el superávit para reducir las tarifas y reprocha a la concesionaria y al PP no haberlo hecho

La llegada a la alcaldía de este edil de MC, aliado con Ana Belén Castejón (PSOE), tuvo lugar gracias al apoyo de Podemos, que exige un estudio exhaustivo del rescate del contrato, con vistas a una gestión pública y directa por parte del Ayuntamiento. López, que es concejal responsable de Infraestructuras se puso manos a la obra con los técnicos del área. Sin embargo, sus socios socialistas dejaron ver pronto sus dudas. El paso de los meses ha ido en contra de ese plan, mientras Hidrogea frenaba con sus escritos los intentos municipales de crear una estructura tarifaria nueva. También la revisión de los costes del servicio, con una rebaja de seis millones al año que permitiría reducir un 12% el pago (un 7% del recibo conjunto con la basura), según López.

El cambio en la alcaldía, en junio, ha sido importante. Nada más tomar el bastón de mando, Castejón dijo que asumía la negociación con la empresa. En sus círculos próximos indicaron que el reto ahora es conseguir la rebaja que resulte factible, sin entrar en un proceso de rescate de la concesión que podría general una reclamación millonaria de la mercantil.

Vídeo

A menos de cuatro meses para que comience la prórroga, López también arrojó ayer la toalla. Fue ante una pregunta del portavoz municipal del PP, Francisco Espejo, en la que le pidió que aclare cuándo bajará el agua como prometió. No obtuvo una respuesta a eso, pero sí el anuncio de que respetará la prórroga. A continuación, López descalificó la forma de prestar el servicio en campos como las obras de mantenimiento de la red de saneamiento. Un ejemplo, advirtió, es la estación de bombeo de la Plaza de España, cuyo defectuoso funcionamiento está detrás de algunos vertidos a cauces públicos en Cartagena, según fuentes municipales.

Balance de la empresa

Mientras plantaba cara al Gobierno municipal, para evitar la rebaja del 7% en el recibo, Hidrogea ha hecho números para defender su gestión y justificar la prórroga hasta el año 2042.Entre sus resultados se incluye que en 24 años se ha pasado de solo 673 kilómetros a 1.541 en la red de suministro de agua. De 1992 a 1998, la extensión del tendido se dio en las zonas rurales, en las que también se incorporó el preexistente que hubo que modernizar. De 1998 a 2007 se hizo la red de las nuevas urbanizaciones y zonas de crecimiento de barrios y diputaciones. Sin embargo, en los últimos diez años apenas ha habido aumento, algo que se achaca a la «paralización de los desarrollos urbanísticos por la crisis». El tendido actual puesto en línea recta permitiría llegar de Cartagena a Luxemburgo. Además, las fugas de agua han caído en barrena. En 1992 se perdía uno de cada tres litros; hoy llegan a su destino nueve de cada diez. «Eso permite ahorrar en costes y no repercutirlos en el recibo», explicó una portavoz de la empresa.

La expansión de las redes de saneamiento ha sido mayor. Han pasado de 166 a 1.101 kilómetros. La red tubular (de mayor tamaño) se ha triplicado. También el número de imbornales de recogida de agua en la calle. Los pozos de registro han pasado de 3.337 a 24.716. Todo ello ha reducido casi a cero el riesgo de inundaciones por lluvias en el centro, en los últimos años.

Más

Fotos

Vídeos