López pide una multa de 1.200 euros para el policía al que acusa de amenazas

José López (derecha), con su abogado, Vicente Pérez Pardo, ayer camino del juzgado.
José López (derecha), con su abogado, Vicente Pérez Pardo, ayer camino del juzgado. / Pablo Sánchez / AGM

El vicealcalde insiste en el juicio contra el agente en que este le dijo que le pegaría «un tiro» si le iba mal en un asunto de presuntos cobros ilegales

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

El vicealcalde de Cartagena, José López, pidió ayer al juez que condene por un delito leve de amenazas, y con ello al pago de una multa de 1.200 euros -o la alternativa de una orden de alejamiento-, al policía local a quien acusa de amenazar con pegarle «un tiro» por un conflicto laboral que investiga la Justicia desde el año 2015. En una vista oral celebrada en el Juzgado de Instrucción 5, el edil se ratificó en su denuncia de que el sábado, durante un acto público en El Algar, el agente P.A.C.S. le advirtió de que le dispararía si, debido a supuestas maniobras del político a favor de un empresario de Tallante, le acababa yendo mal en un juicio por presunto intento de cobro de comisiones ilegales a ese hombre de negocios. El letrado del agente pidió su libre absolución y el caso quedó visto para sentencia.

«Me siento absolutamente amenazado. El sábado fue la tercera vez que este señor me abordaba, porque me achaca sus problemas judiciales. Yo ya le he explicado que lo del cobro de mordidas no lo digo yo, sino que es algo que se dice en la calle, y que un empresario lo ha declarado en sede judicial. Y le he explicado que yo no tengo nada que ver con ese asunto, porque no tengo las competencias de Seguridad Ciudadana ni de Personal. Pero es fácil buscar a alguien a quien culpar de tus problemas. Y el sábado me dijo que si el pleito le salía mal, me iba a pegar un tiro», se reafirmó López en su declaración.

Más información

La segunda autoridad municipal, del partido MC y quien dirige la Concejalía de Urbanismo e Infraestructuras, quiso advertir de que esas supuestas amenazas no le harán callarse si ve algo preocupante para el municipio, como el posible cobro de mordidas a ciudadanos.

El funcionario sostiene que solo le pidió rectificar, por cuestionar su honradez, y los testigos aseguran que no oyeron la discusión

El agente, por su parte, admitió que pidió a López apartarse de un grupo para que hablaran a solas. Y relató: «Solo le pregunté si creía conveniente rectificar su acusación de que yo estaba cobrando mordidas, junto a mi tío, en la unidad de medio ambiente», indicó el policía. Y añadió: «Le dije que imaginara cómo me sentía. Que me entendiera, porque a él le acusan de corrupción en el 'caso Peninsular'. Pero cuando le nombré el Peninsular, le cambió el rostro y me dijo: '¿Me estás amenazando? ¿Me vas a pegar dos tiros?'». El funcionario estuvo arropado por en torno a una quincena de compañeros de la Policía Local.

Según el testimonio del reo, se decidió a hablar con López, durante la carrera de la 'Subida a la Fuente del Sapo' [el edil acudió a dar la salida al evento], al recibir información sobre presuntos manejos para perjudicarle. El agente mencionó al exjefe de la Policía Local, Manuel Asensio: «Me dijo que había recibido presiones de la Alcaldía para que me apartara de la unidad de medio ambiente». Al final, el municipal pidió el traslado a Pozo Estrecho, para trabajar con «independencia».

El policía y el vicealcalde, sentados, antes del juicio. / Cartagena de Ley

¿Tranquilidad o popularidad?

Los tres testigos de la acusación, ejercida por el abogado Vicente Pérez Pardo, aseguraron no haber escuchado la conversación enjuiciada. El segundo agente de la patrulla dijo que vio al vicealcalde «enfadado y vociferando», y que su compañero le dijo: «La que ha liado este hombre por mentarle el Peninsular». El sargento que, alertado telefónicamente por López, acudió a El Algar aseguró que el vicealcalde le transmitió su miedo por la amenaza de un agente armado. El juez le pidió precisar y el oficial dijo no recordar que López pusiera en boca del reo la advertencia de «pegarle un tiro».

Por último, el coordinador de Deportes, Eduardo Armada, apercibido por el magistrado Ignacio Munítiz ante sus aparentes contradicciones, terminó asegurando que sí oyó al vicealcalde decirle a él y a otras personas de un grupo: «Me ha amenazado con pegarme un tiro».

El letrado Pérez Pardo pidió condenar al agente por alterar el «derecho a la tranquilidad» de su defendido, quien además es una autoridad pública. Y el abogado del policía, Carlos Ortiz García-Vaso, resaltó que ningún testigo escuchó la conversación y que todos vieron a López enfadado, pero no atemorizado. Además, aportó una foto tomada minutos después, donde se ve a López «sonriente» con unos corredores. También citó el posible interés del político en denunciar algo llamativo para recuperar la «popularidad» perdida tras haber salido de la Alcadía.

Fotos

Vídeos