«Nos hemos llevado un palo»

Técnicos de Adif , reparando ayer una valla junto a las vías del tren, en la zona de Las Tejeras. /Antonio Gil / AGM
Técnicos de Adif , reparando ayer una valla junto a las vías del tren, en la zona de Las Tejeras. / Antonio Gil / AGM

Noelia, la joven arrollada por el tren a la altura de Las Tejeras, tenía 19 años y cursaba un ciclo medio en la Escuela de Hostelería

RUBÉN SERRANOCartagena

Con abatimiento, el equipo directivo de la Escuela de Hostelería comunicó ayer a sus alumnos el fallecimiento de Noelia R. M., la joven cartagenera de 19 años arrollada el domingo por un tren Altaria en Las Tejeras. La chica estudiaba allí el ciclo medio de Panadería y Confitería. Un portavoz del centro formativo confesó a 'La Verdad' su desánimo por el trágico suceso: «Nos hemos llevado un palo, al igual que sus compañeros, más aún cuando las cosas ocurren de esta manera, tan repentinas. Era una chica normal y nada conflictiva. Hemos trasladado nuestras condolencias a los familiares». Los profesores y alumnos guardarán esta mañana un minuto de silencio, y luego acudirán a la misa funeral, que será a las 16.30 horas en el Tanatorio Estavesa.

Los agentes de la Guardia Civil continúan trabajando para tratar de esclarecer lo ocurrido, aunque la hipótesis que gana más fuerza es que el atropello se debió a una imprudencia. Los investigadores volvieron a 'peinar' la zona en busca de más pruebas, a la vez que fueron recopilando testimonios. Un portavoz de Renfe aseguró a este diario que el maquinista del tren fue interrogado durante 95 minutos en Murcia, cuando el ferrocarril, con destino a Madrid, llegó a la estación de El Carmen. No obstante, quedan incógnitas por resolver. Los agentes tratan de determinar cómo Noelia y el cartagenero de 25 años que la acompañaba accedieron a los raíles (la zona está cerrada con vallas de seguridad) y por qué andaban, sin apenas visibilidad, por las vías.

«No paraba de gritar»

Según la versión de un testigo, que prefirió mantenerse en el anonimato, fue una mujer la que presenció los hechos (a las 18.25 horas) desde su vehículo y avisó a un grupo de padres, que en ese momento estaban celebrando con sus hijos una fiesta infantil de cumpleaños en la terraza de Fórmula Karts. La mujer abandonó el establecimiento minutos antes de los acontecimientos por la parte trasera, que da un camino rural, junto a la carretera de La Palma.

«Se bajó del coche y no dejaba de gritar». Los víctimas habían salido despedidas. Fue en ese momento cuando el resto de clientes acudieron a socorrer a las víctimas. Para ello, rompieron una valla metálica de dos metros, y allí encontraron a la chica en unos matorrales, cerca de los raíles, y al joven en un terraplén, rocoso y empinado, de cuatro metros.

Los servicios de Emergencias llegaron poco después a la línea férrea Madrid-Cartagena, entre los puntos kilométricos 518-519. Por allí circulan a diario un a media de 30 trenes, incluidos los de mercancías. El muchacho sufrió un traumatismo craneal y fue operado en el Hospital Santa Lucía. Una portavoz del centro sanitario indicó, al cierre de esta edición, que estaba en reanimación, pendiente de evolución, para decidir si lo trasladaban a planta.

Temas

Sucesos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos