Lhicarsa movilizará a 350 operarios para limpiar el municipio este mes

Una máquina fregadora limpia la calle Balcones Azules, en el casco histórico de Cartagena, durante estas fiestas de Navidad./Pablo Sánchez / AGM
Una máquina fregadora limpia la calle Balcones Azules, en el casco histórico de Cartagena, durante estas fiestas de Navidad. / Pablo Sánchez / AGM

El plan de choque contra la suciedad propuesto por FCC incluye desplegar cien vehículos en diez sectores de la ciudad y 31 repartidos por el resto de Cartagena

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLESCartagena

Lhicarsa centrará sus esfuerzos en este primer mes de 2018 en el plan de choque de limpieza anunciado por el Ayuntamiento en noviembre, e iniciado solo en parte, ante las numerosas quejas por la suciedad. La alcaldesa, Ana Belén Castejón, tiene sobre la mesa una detallada propuesta de la empresa que controla la citada sociedad público-privada, Fomento de Construcciones y Contratas (FCC). El borrador, que será previsiblemente aprobado por el Consejo de Administración de Lhicarsa en unos días, pretende acabar con las quejas de los vecinos por la suciedad de calles, plazas y parques de todo el municipio.

El documento divide el casco urbano y sus barrios limítrofes en diez sectores. En ellos se hará uso de nueve barredoras, quince aparatos sopladores y siete aspiradores, dos camiones barredores, una fregadora y dos hidrolimpiadores. Habrá, además, catorce operarios con carritos. Asimismo, FCC ofrece 180 jornadas extra de personal de a pie y 120 de empleados con maquinaria, para 93 puntos (calles, plazas y locales sociales) de 31 barrios y diputaciones. El objetivo es solucionar el déficit del servicio detectado en 2017. En total, se calcula que habrá recursos para el equivalente al trabajo de 350 personas.

Barredoras
Diez vehículos, dos de ellos montados en camiones.
Operarios con carrito
Catorce, cuatro de ellos en la Barriada Virgen de la Caridad.
Sopladores
Catorce máquinas para desprender la suciedad pegada al suelo.
Aspiradoras
Siete aparatos para succionar papeles, hojas y otros elementos.
Fregadoras e hidrolimpiadoras
Un vehículo de cada clase para limpiar con agua.

El despliegue numéricamente más importante lo hará Lhicarsa en la denominada 'zona 2', que abarca casi todo el casco histórico: desde del eje puerto-calle Mayor-Puerta de Murcia-calle Carmen-Plaza de España hasta el final de Ciudad Jardín, el Ensanche y el barrio de San Ginés. Se reservará dos barredoras, dos sopladores, un camión barredora, tres aspiradoras, una fregadora, dos hidolimpiadoras y un operario con carrito. En esta zona se incluye también Los Mateos. En la sección siguiente de la trama urbana, hasta la Media Sala y la Barriada Cuatro Santos, se pretende primar la acción de los barrenderos, para llegar a todos los rincones. Por eso se desplegará a cuatro operarios con carritos, acompañados de una barredora dos sopladores y una aspiradora. La fachada marítima, desde el límite con el Arsenal Militar hasta el dique de la Curra, incluida Santa Lucía, contará con una barredora, un soplador y un camión barredora; mientras que la parte occidental del Ensanche y el otro lado de la rambla de Benipila añadirán una barredora, dos sopladores y dos aspiradores a su dotación actual.

San Antón y los alrededores de Sebastián Feringán estarán a cargo de un dispositivo especial, con una barredora, dos operarios con carrito y un soplador, los mismos recursos que en Barrio Peral y Los Barreros. La Concepción tendrá una barredora grande y un sopladora y Tentegorra será reforzada con un operario con carrito. En el último Pleno municipal, el concejal de Descentralización, Juan Pedro Torralba, admitió un déficit de alrededor de veinte trabajadores. Solo en las demarcaciones ya mencionadas del casco urbano, el plan prevé 14 personas a pie y 34 al cargo de distintos aparatos y vehículos. Torralba subrayó que uno de los problemas era que gran parte de esta maquinaria empieza a quedarse antigua.

«Lhicarsa nos ha dicho que necesita reservar a más personal para las tareas de mantenimiento», advirtió. Y reconoció que será necesaria «una actualización del contrato». Aunque no le puso fecha, este será también un tema que abordará el consejo de Lhicarsa prevista.

Castejón, del PSOE, dirigirá el encuentro, tras haber asumido los contactos con FCC. La regidora se hizo con las riendas de esta negociación después de destituir a José López, de MC, como concejal de Desarrollo Sostenible. La sustituta de este, María José Soler, también de MC, podría participar en el encuentro, pero no llevará la voz cantante, como lo hizo su predecesor, en anteriores reuniones con FCC, donde expuso de manera vehemente sus quejas sobre las carencias del servicio.

Castejón intervino tras detectar impagos millonarios a la empresa por los meses de octubre y noviembre. La regidora exigió desbloquear los abonos y activar un plan de limpieza a fondo que, según destacó un portavoz de la alcaldía, «no costará ni un euro» al municipio.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos