'Leyendas'

Retrato de María Dolores Bas Bonald.

María Dolores Bas Bonald fue una cartagenera avanzada a su tiempo, que compaginó sus incursiones literarias con su papel como dama enfermera de la Cruz Roja

LUIS MIGUEL PÉREZ ADÁNCartagena

'Leyendas', un librito encantador escrito por una encantadora cartagenera en una época en la que aún no había irrumpido la mujer de forma decidida en el campo de las letras, y en la que, concretamente, la mujer cartagenera aspiraba tan solo a adquirir la llamada cultura general y, las más distinguidas, a aprender piano con doña Matilde Palmer o francés con sor Odile. Y es que María de los Dolores Bas Bonald fue una mujer «rabiosamente feminista».

En esos términos se expresaba el cronista de la ciudad Isidoro Valverde en 1968, cuando prologó para la Colección Almarjal, la reedición de 'Leyendas', obra escrita por María Dolores Bas Bonald.

Nacida en la castiza calle Cuatro Santos en 1905, hija de una acomodada familia, sintió desde muy joven la llamada de la literatura, una mujer avanzada a su tiempo que no quiso conformarse con el estereotípico papel reservado a las jóvenes de su época. Por ello no dudó en estudiar y lograr ser maestra de primera enseñanza introduciéndose posteriormente en el mundo sanitario como dama enfermera de la Cruz Roja, en la que aportó con su libro 'Vademécum de la dama enfermera y auxiliares sanitarios', una síntesis de sus estudios de Dama Enfermera y de datos recopilados de otras obras profesionales. Todo ello visado por el médico de la Armada Adolfo Rodríguez de Linares, que fue su profesor del Curso de Enfermeras de la Comisión de Cartagena.

No se trata por tanto de un manual para la formación de las damas enfermeras de la Cruz Roja, sino de un breve compendio o vademécum para que la enfermera, en momentos de urgencia, recuerde los conocimientos adquiridos anteriormente.

Pero hoy quisiéramos centrarnos en otra obra literaria suya, 'Leyendas', publicada en Cartagena por vez primera en 1923. Según Ramón Jiménez Madrid, en 'Narradores murcianos de antaño', María Dolores Bas cultiva el estilo romántico tanto en narrativa como en poesía y en 'Leyendas' sigue la huella de los Lozano, Martínez Rizo, Díaz Cassou, Beltrán, Frutos, en su intento de escribir sobre materia del pasado. Personajes históricos se convierten aquí en protagonistas de unas breves leyendas repletas de sabor romántico. Amores desgraciados, naves misteriosas, relaciones ilícitas, estampas medievales, etc. se asoman en esta orilla que y tiene influencia romántica muy acusada.

María Dolores Bas no utiliza leyendas regionales ni locales - aunque algunas transcurren en los linderos provinciales- sino que acude a las de ámbito nacional e incluso a las extranjeras, como la bruja de Kusbech, El jinete maldito, La cruz de granates y Alarcos.

Condes, marqueses, reyes -el estamento nobiliario- acuden solícitos a la llamada de una autora traspasada por la fiebre legendaria, en unos escritos sin excesivo arte y en donde se reviven de nuevo los lances de honor, los agravios, los juicios de Dios, con los elementos sobrenaturales, y fantásticos.

La obra, escrita a veces con el clásico sabor arcaizante, retoma la ya historia del nigromante y la alquimia y otros sucesos de estirpe becqueriana.

La evasión en el tiempo es la nota más destacada de este volumen que engloba ocho breves escenas de carácter legendario.

El libro en su primera edición tuvo como ilustrador de su portada al maestro Vicente Ros, que no dudó en participar en este proyecto, siendo María Dolores Bas su sobrina. Constaba de 127 páginas en octavo menor y se imprimió en Cartagena, en la tipografía de B. Jiménez, sita en la casa número 4 de la calle de San Francisco.

La obra se publicó el 15 de marzo de 1923, por la Editorial Levante y formaba parte de la colección Atlanta, prologada por José Fuentes Ruiz; el libro fue dedicado por la autora a Carmen de Burgos y Seguí, portavoz del feminismo español.

Declarada feminista

Esta dedicatoria no es casualidad, pues María Dolores Bas era una declarada feminista, ocasiones tuvo para demostrarlo a través de muchos artículos publicados en prensa local y nacional, e incluso en más de una ocasión participó en conferencias en las que defendía con vehemencia los postulados feministas, como la que realizó en el Ateneo de nuestra ciudad el 3 de Junio de 1925, bajo el título de 'Feminismo', en donde una atenta Carmen Conde asistió complacida a las consideraciones que sobre el papel de la mujer realizaba nuestra protagonista.

María Dolores Bas falleció prematuramente en 1930. Dejaba una corta pero intensa obra: 'Los baños de mar. Estudio de terapéutica e higiene infantil'. Garrido, Cartagena 1918. 'Vademécum de la dama enfermera de la Cruz Roja y auxiliares sanitarias'. Garrido Cartagena 1921. 'Cartilla de puericultura'. Garrido 1928. Pero sobre todo sus 'Leyendas', aquellas que quizás algún día pudo conocer, como señalaba Isidoro Valverde, por ser vecina y vivir en la calle Cuatro Santos al regazo del Castillo de la Concepción, es decir, en el regazo mismo de la leyenda.

Fotos

Vídeos