FCC lanza un «plan de choque» para atajar la suciedad en calles y plazas del Ensanche

Operarios de Lhicarsa, con dos máquinas fregadoras, ayer por la tarde en la esquina de Juan Fernández con Pintor Balaca, frente al colegio Franciscanos./Pablo Sánchez / AGM
Operarios de Lhicarsa, con dos máquinas fregadoras, ayer por la tarde en la esquina de Juan Fernández con Pintor Balaca, frente al colegio Franciscanos. / Pablo Sánchez / AGM

La concesionaria, que ya ha actuado en tres diputaciones, hará también una limpieza a fondo en el Sector Estación y San Antón

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

La presión del Ayuntamiento de Cartagena, que ha puesto al descubierto la ausencia de veinte trabajadores de la limpieza viaria y que ha constatado «deficiencias» en la prestación del servicio y un aluvión de quejas vecinales, ha llevado a la empresa concesionaria a lanzar un plan de choque en varias zonas del municipio. Las diputaciones de La Aljorra, La Palma y El Albujón han recibido en los últimos días un lavado de cara en distintas calles y plazas, y esta limpieza «a fondo», según lo calificaron ayer fuentes municipales consultadas por 'La Verdad', continuará a lo largo de este mes en varias zonas de la ciudad y de algunos barrios.

Las principales «zonas calientes» son el Ensanche, en calles como Reina Victoria, Jiménez de la Espada, Pintor Balaca, Luis Calandre y la Alameda de San Antón; el Sector Estación; y San Antón, este último un barrio considerado como unos de los mayores «puntos negros» de toda Cartagena. También habrá una especial atención por parte de Lhicarsa al Barrio de la Concepción, Las Seiscientas, Santa Lucía y Los Mateos.

Plan de choque
Batidas con maquinaria y brigadas, para acabar con la suciedad en el municipio.
Contrato
El Ayuntamiento exige que FCC cubra, de forma inmediata, el déficit de veinte operarios y cumpla con el contrato. A su vez, estudia actualizarlo, pagando 5 millones más al año.
Orines de los perros
Hay un problema de civismo y FCC pide más respeto y poner multas.

La empresa Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), que controla la mercantil Lhicarsa, en la que también participa el Consistorio, ha intensificado las solicitudes para cortar al tráfico calles de todo el término municipal. Se trata de una medida necesaria para «entrar a saco» con máquinas aspiradoras, barredoras y fregadoras, así como con brigadas compuesta por hasta una decena de empleados.

FCC cubrirá el 'agujero' de veinte operarios detectado por el Ayuntamiento, pero advierte del problema de los orines de los perros

Estos tienen, entre otras misiones, retirar la publicidad de paredes, árboles, señales y el resto del mobiliario urbano; rascar chicles incrustados en las aceras; y revisar el estado de los contenedores de recogida selectiva de residuos sólidos domésticos (los verdes para los restos orgánicos, los azules para el papel y los amarillos para los envases de plástico y bricks).

Asimismo, está previsto el renovar la flota de vehículos con unas hidrolimpiadoras que, combinadas con un tratamiento químico, consiguen el efecto de «pulir» las esquinas, las bases de las farolas y otros elementos de las calles. El objetivo es contrarrestar la suciedad dejada por los orines de los perros, uno de los principales problemas en la ciudad.

A la falta de civismo de muchos dueños de animales, que en algunos casos tampoco recogen los excrementos, se une la escasez de zonas reservadas para las mascotas. El Ayuntamiento tenía previsto instalar nuevos pipi-can en varias zonas de Cartagena, pero por ahora solo ha actuado en el Parque de la Rosa y ha descartado, por ejemplo el que anunció para la calle Morería Baja, en el casco histórico. La explicación oficial por parte del concejal de Calidad de Vida, Francisco Calderón, de MC, es que se ha determinado que no es una zona «idónea».

Asimismo, FCC reclamó hace unos días que la Concejalía de Seguridad Ciudadana, que dirige el socialista Francisco Aznar, recupere el nivel de «apoyo» de años atrás, a través de la «patrulla ecológica» de la Policía Local. Se trata, indicaron, de que haya más agentes para disuadir con su presencia a quienes puedan incurrir en prácticas contrarias a la ordenanza y para multar a quienes sean sorprendidos in fraganti dejando que su perro defeque u orine en cualquier lugar público no habilitado para ello.

El gerente de FCC en Cartagena, Fernando de Mateo, mostró el compromiso de la compañía de reforzar la limpieza, para ofrecer «la máxima calidad» a los ciudadanos. No obstante, advirtió de que, en algunas zonas, «a los cinco minutos de haber limpiado, ya está todo lleno de orines y papeles por la falta de civismo». Por eso, pidió la colaboración de los cartageneros para mantener una actitud de cuidado de la ciudad y de respeto a los trabajadores de este servicio público.

Vecinos y comerciantes

Los problemas en la limpieza de las calles indicados en un informe realizado por el área de Desarrollo Sostenible, que dirigía hasta septiembre José López y ahora María José Soler (ambos de MC), servirán además de base a la alcaldesa, Ana Belén Castejón (del PSOE), para «apretar» más a FCC, en particular respecto a que cubra el déficit de veinte operarios. «Es una realidad que la limpieza es deficiente. No podemos presumir de tener una ciudad turística y que no esté en condiciones la limpieza», reconoció Castejón anteayer, en un encuentro con periodistas.

La primera autoridad municipal dejó claro que «el contrato se ha quedado obsoleto y no se ajusta a las demandas actuales», puesto que la compañía ha asumido más zonas del municipio por encargo del Consistorio en los últimos años. Y, según fuentes del Gobierno local, está dispuesta a elevar unos cinco millones de euros al año el coste del servicio heredado de la etapa del PP, para hacer frente a los gastos de personal y a la renovación de la maquinaria. Eso sí, Castejón, tratará, a la vez, con «la máxima exigencia» a FCC, a cuyos responsables ha citado el próximo viernes, en el Palacio Consistorial.

Una de sus prioridades es el Ensanche. En abril de 2016, cuando era vicealcaldesa y concejal del Área de Estrategia Económica (cargo que conserva), visitó calles como Juan Fernández y Wssel de Guimbarda, con delegados del centro comercial La Milla, y afirmó: «No podemos conseguir promocionar el pequeño comercio cuando fallan las principales cuestiones, como la luz o la limpieza». Ahora es alcaldesa y promete una actitud «decidida» para atajar la situación.

Más

Fotos

Vídeos