Kamera resucita el espíritu de los 80

Pencho González, María José Armero, Gonzalo Gutiérrez, Mabel Vidal y Lola García de Paredes.
Pencho González, María José Armero, Gonzalo Gutiérrez, Mabel Vidal y Lola García de Paredes. / Antonio Gil AGM

ÁNGELA DE LA LLANA

Cada vez son más las personas que se sienten nostálgicas y reclaman locales con música de los ochenta y de los noventa que rememoren aquellos años en los que se desató en la capital de España la 'movida madrileña' que llegó hasta Cartagena gracias a locales como el antiguo Kamera, en la Cuesta de la Baronesa.

Hoy, algunos de sus propietarios de aquella época han querido recuperar el espíritu de aquel establecimiento, que arrasó hace veinte años. Para ello, se han lanzado a la apertura de un nuevo negocio que no solo ha conservado el nombre sino que también quiere recuperar a la clientela que le fue tan fiel.

El nuevo Kamera, situado en la calle Jiménez de la Espada, número 10, es un proyecto de los hermanos Pedro, José María y Mariano Mante, que han contado con el apoyo de un cuarto socio, José Vidal. Los cuatro han abierto «un establecimiento que se va a caracterizar por servir buenas copas, cervezas, tostas y tentempiés; todo ello acompañado de la mejor música», dijeron.

El pasado viernes tuvo lugar el pistoletazo de salida de esta iniciativa tan celebrada, con una gran fiesta de inauguración a la que acudieron centenares de amigos de los tres propietarios. Fue una gran noche en la que se multiplicaron las alabanzas por una iniciativa muy aplaudida entre los presentes.

«No solo abren un nuevo local; además recuperan un espíritu, el que reinaba en el antiguo establecimiento de los 90», opinaban asistentes como María Ruiz, María Carmen Celdrán, Juan Pedro Gómiz, Alejandro Sánchez, Pedro Pablo de Jódar y Caru Banacloig, todos vecinos de la zona.

Entre los asistentes hubo amigos que en su mayoría han sido clientes del antiguo establecimiento como Pencho González, María José Armero, Gonzalo Gutiérrez, Mabel Vidal, Lola García de Paredes, Javi García, Jorge Villar, María Ruiz, Pilar Navarro y José Martín Navarro.

Davinia Moreno, que servía frescas cervezas a los asistentes desde detrás de la barra, se mostraba «feliz» con el nuevo local, que se suma a la oferta hostelera de la zona. María Dolores Egea, Mati Aguilar, Sonia Murcia, Mariela Baeza, Mariví Rojas, Paco Cantor y Tomás Hernández disfrutaban y canturreaban uno de los temas recurrentes de la noche: 'Sufre mamón', que popularizaron los Hombres G y con el que los asistentes se identificaron.

Como ellos, felicitaban a los propietarios, asistentes como Roque Álamo, Paco Vega, Paloma Calvet, Luis Martínez, Arturo Marín, Rosa Pujante, Laura Sánchez y Javier Díaz. Una opinión muy extendida entre quienes acudieron a la inauguración es que «lo importante ahora es mantener la calidad de las copas y la buena música del establecimiento, ya que eso es imprescindible para agradar a la clientela».

Brindando por el éxito del local se encontraba el grupo formado por Silvia Morano, Mónica López, Israel Nicolás y José Luis Martínez. «Es una alegría ver que una ciudad como Cartagena crece en su oferta de ocio, ya que pensamos que hay pocas cosas en esta ciudad en las que puedan participar personas de todas las edades», indicaron.

Los que no faltaron, aun teniéndose que desplazar desde Murcia algunos de ellos, fueron los integrantes del grupo compuesto por el pintor Álvaro Peña, que llegó al local acompañado por la responsable de Interempleo en Cartagena, Mercedes Soto Olmos, por la empresaria de comunicación Encarna Hernández, por Conchi Espejo, por Rocío Romero, por José Pomares, por el doctor Salvador Rodríguez Scheid, por Mercedes Nicolás, por Rocío Romero, por María Rosique y por Victoria Monteverde. La noche se prolongó con copas, baile y buen humor y con el deseo de que el local permanezca abierto y recupere el espíritu de alegría y buen rollo que reinó en los ochenta y en los primeros noventa.

Fotos

Vídeos