Los jardineros denuncian «anomalías» en el nuevo contrato municipal

Jardineros municipales trabajan junto a la Plaza de España./LV
Jardineros municipales trabajan junto a la Plaza de España. / LV

Los sindicalistas advierten a los grupos, en una carta, de los fallos que aumentarían las carencias de un servicio que ya es obsoleto

Eduardo Ribelles
EDUARDO RIBELLESCartagena

No solo el arbolado, los parques, las zonas verdes y quienes agradecen poder disfrutar de ellos en buenas condiciones se ven damnificados, desde hace cuatro años, por una renovación del mantenimiento de estos espacios públicos que no sale adelante. Los representantes sindicales de los 80 empleados que trabajan con cargo al contrato, caducado desde que acabó 2013, enviaron el lunes una carta a los grupos municipales para manifestarles su «inquietud» por este retraso y su impresión de que la reactivación del pliego para contar, en 2018, con un servicio modernizado tiene «anomalías» que pueden afectar a su calidad.

El presidente del comité de empresa, José Miguel Martínez Linares, se remite al parecer de varios juristas expertos para señalar los aspectos que también podrían invalidar el pliego, si alguien lo recurre. Hay cuatro apartados conflictivos «según nos informan nuestros gabinetes jurídicos sindicales», señala la carta.

En la cláusula 4.3 podría entenderse que hay un defecto formal, ya que se da un presupuesto para los años 2018 y 2019 del contrato propuesto (9,2 millones en total), pero no para 2020, que sería el de la prórroga. En el apartado 7.3, los sindicalistas echan de menos una referencia a que se considere excluida cualquier empresa que incluya valoraciones económicas o de precio en el sobre 2, que debe ceñirse a cuestiones técnicas.

Pero el aspecto más controvertido, según los informes jurídicos, está en la valoración del proyecto técnico, que debe centrarse en las mejoras que se proponen en el servicio. El pliego hace menos hincapié en las mejoras en tecnología, equipos y formación del personal y da más importancia al suministro de plantas, sin limitación, y a la suma de cupos de horas de trabajo, adicionales a la jornada ordinaria de la plantilla.

Esto, añadido a que no se exige a las empresas candidatas que acrediten su experiencia en el sector del cuidado de jardines, aumenta las dudas de la plantilla. A su juicio, con este pliego de condiciones, cualquier mercantil no especializada puede presentar una oferta sin sustentarla en un mínimo de experiencia y conocimiento del sector y de capacidad para realizar tareas imprescindibles como la siembra, la poda, la fumigación y el riego.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos