Infraestructuras pide que las obras de depuración las licite la Comunidad y no Hidrogea

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCartagena

La gestión de las obras en el sistema de depuración de aguas de Cartagena ha abierto un nuevo frente de conflicto entre el Ayuntamiento y la empresa concesionaria del servicio, Hidrogea, tras el choque por la rebaja en el recibo que pagan los ciudadanos por el suministro en sus viviendas.

La institución municipal, a través de la Concejalía de Desarrollo Sostenible, tiene previsto proponer a la Comunidad Autónoma que, en la revisión del convenio a tres bandas para el próximo trienio, asuma la licitación de las obras en las depuradoras y el resto de la red pública. Hidrogea, del grupo Suez, dejaría de encargarse de la contratación de los trabajos.

La semana pasada, el Gobierno local trasladó ya a Esamur (Entidad Regional de Saneamiento y Depuración de Aguas Residuales) su petición de modificar las condiciones del acuerdo actual, para que la Administración local tenga mayor poder de decisión. Y, según informaron a 'La Verdad' fuentes de la Concejalía, que gestiona María José Soler, del partido MC, uno de los planteamientos será que la Comunidad se encargue de los trámites para contratar los trabajos. De esta forma, indicaron, se evitará el recurrir a «subcontratas».

Las autoridades municipales han solicitado ya un aumento de las inversiones por parte de Esamur, que recauda unos cuatro millones de euros en el municipio y destina luego a él en torno a 1,5 millones. Aunque el Ejecutivo admite que se aplique un criterio de «solidaridad» con otros municipios de la Región de Murcia, considera que el presupuesto para Cartagena debe subir.

El gerente de Esamur, Jesús Artero, manifestó a 'La Verdad' que esta entidad estudiará la propuesta, puesto que tiene los medios y la capacidad legal de licitar obras. Todas las medidas que se adopten, señaló, tendrán como objetivo «mejorar la calidad del servicio que se presta a los ciudadanos».

Fuentes de Hidrogea insistieron en que la empresa cumple con todos los requisitos legales y que da un servicio de calidad, como demuestra la realización de obras urgentes este año para evitar problemas ambientales.

La falta de acuerdo sobre el actual convenio ha retrasado obras por valor de 1,5 millones, que abarcan desde la colocación de nuevas bombas de fangos, hasta la sustitución de colectores, pasando por vaciados y limpiezas de instalaciones y por la construcción de un nuevo silo. Entre las zonas afectadas están Isla Plana, La Manga y Cabo de Palos.

Fotos

Vídeos