Inédito Mercado de los Baños del Carmen

Mercado de los Baños del Carmen, en una fotografía de la década de 1950./
Mercado de los Baños del Carmen, en una fotografía de la década de 1950.

LUIS MIGUEL PÉREZ ADÁN HISTORIADOR Y DOCUMENTALISTA

Intentar recordar tiene un límite, aunque solamente sea en nuestra memoria. Por ello, en nuestra sección, las fotografías muestran imágenes que se creían perdidas en el olvido. Hoy mostramos una serie de imágenes que para nosotros tienen un valor particular, pues desconocíamos su existencia y reflejan un edificio que por sus características teníamos olvidado: el antiguo mercado de Los Baños del Carmen.

Cuando en la década de los 50 del pasado siglo se construyó en una parcela del nuevo Ensanche de Cartagena el denominado Mercado de Santa Florentina, actualmente en uso, se derribó el edificio que hasta entonces se había utilizado como mercado de abastos, y que no se encontraba en el mismo lugar que el actual.

Su emplazamiento estaba dentro del recinto amurallado de Carlos III, lugar denominado Huerto de las Carmelitas, pegado al Parque de Artillería, en lo que hoy día se denomina Plaza de Juan XXIII y anteriormente Plaza del Parque. Desde siempre, había sido un lugar espacioso en donde desembocaba la calle Salitre, un lugar poco recomendado para la construcción de viviendas. Por ello, este espacio fue ocupado por otro tipo de construcciones.

A finales del siglo XVIII, conocemos la existencia, en aquel lugar, de un corralón de Comedias, hecho de madera, que duró poco, pues las autoridades militares obligaron a su desmantelamiento. A continuación, en 1878, se situó en esta plaza un espectacular circo ecuestre e incluso se llegó a edificar una barraca en donde se exhibían figuras de cera.

Valiosas fotos

Finalmente, en estos terrenos, antiguo huerto de los frailes carmelitanos del Convento del Carmen, se construyó una casa de baños. Era una especie de balneario que estaría en funcionamiento hasta que, en 1882, se decidió por el Concejo levantar un Mercado entre la manzana de casas donde estaba el balneario y parte de la citada plaza del Parque. Quedó constituida una vía pública a la que el pueblo bautizó como Baños del Carmen, en recuerdo al balneario.

La zona en cuestión, incluyendo la próxima calle de Santa Florentina, era donde hacían plaza los vendedores ambulantes de verduras y pescados. Se trataba de un lugar propicio para la ubicación de este Mercado, al que pronto se le anexionaron otros espacios habilitados como lonja y matadero de aves, conejos y cabritos.

Pero fue en septiembre de 1926 cuando, ante la inminente ruina de estas instalaciones, se decidió derribarlo todo y redistribuir todas estas instalaciones. La lonja se trasladó a la calle Ángel Bruna, se construyó un muevo matadero en el camino de la Algameca y se levantaron dos nuevas edificaciones en este espacio.

Fueron un inmueble rectangular de planta baja, que se constituyó como Instituto General Técnico de Segunda Enseñanza (Instituto de Bachillerato), y que posteriormente se convirtió en sede de los Juzgados de Primera Instancia e Instrucción; y el inmueble del Museo Arqueológico Municipal, derribado después en el año 1974.

Para mercado de abastos fueron habilitadas dos edificaciones, justo en el lugar donde hoy está la Plaza Circular, en Juan XXIII. Más bien fueron unos barracones bastante inapropiados para su destino, en donde las condiciones higiénicas nunca estuvieron a la altura de las circunstancias, como podemos apreciar en las fotografías que publicamos.

Juzgados y Santa Florentina

En estas condiciones se mantuvo este mercado hasta que, en 1953, se inauguró el nuevo, denominado de Santa Florentina. Estas instalaciones marcaron un punto de inflexión en la ciudad. En principio se determinó llamarlo mercado de los Baños del Carmen, para conservar su antigua denominación, pero finalmente se optó por el de Santa Florentina, una moderna instalación adaptada a un nuevo solar del Ensanche, con un coste total que superó los tres millones y medio de pesetas y que para la ciudad resolvía un problema endémico, que llevaba años sobre el tapete.

Hoy ya no existen ni el mercado ni la calle de los Baños del Carmen. Integrados en la plaza de Juan XXIII, funcionan en este ambiente una parada de taxis, unos puestos de flores y algunos quioscos. Hay también un monumento a San Francisco de Asís y, algo más lejos, otro a San Isidoro.

Pero no debe caer en el olvido que aquella calle tuvo su importancia para la ciudad, aunque solo sea para que no se pierda la memoria de lo que aconteció en los edificios que la formaban.

Ahora, gracias a las imágenes que hoy mostramos en el diario 'La Verdad', podemos revivirlas. Constituyen parte de la historia viva de nuestro pasado común.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos