Ideas «verdes» para limpiar el 'cinturón negro'

Un motorista, frente a una zona sin vallar. / Pablo Sánchez / AGM

El Ayuntamiento espera tener listo en primavera el nuevo proyecto de descontaminación de El Hondón, basado en un estudio de la UPCT sobre los antiguos terrenos de Potasas

JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZ Cartagena Viernes, 6 octubre 2017, 12:30

Un cuarto de siglo después del cierre de la fábrica de abonos y fertilizantes de Potasas y Derivados (del grupo Ercros), los terrenos de El Hondón siguen contaminados por metales pesados y material radiactivo. Tras haber sometido a revisión los proyectos de descontaminación y de desarrollo urbanístico manejados hasta ahora, al advertir problemas de viabilidad técnica, ambiental, social y económica (se fijó un presupuesto de 35 millones de euros), el Ayuntamiento redactará un nuevo plan de limpieza del suelo y de reurbanización.

El Gobierno local, a través de la Concejalía de Desarrollo Sostenible (Urbanismo e Infraestructuras), prevé tener lista en la primavera de 2018 la nueva planificación ambiental, que tendrá que someter a la evaluación de la Comunidad Autónoma y del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). Como primer paso, encargó hace unos meses a la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) un estudio científico sobre el estado del suelo y las posibles fórmulas de recuperación.

Este estudio, solicitado por José López (de MC) cuando era alcalde y concejal del área, ha sido confeccionado por el profesor de la Politécnica Ángel Faz. Este especialista en aprovechamiento y recuperación de suelos presentará sus resultados el próximo lunes, en la Escuela de Telecomunicación.

Comunidad y Sabadell

El Consistorio comparte la propiedad del suelo con la Comunidad, a través de la empresa pública Podecasa, con la inmobiliaria Solvia (de Banco Sabadell) y con Ercros. Pero lidera el proyecto, para acabar con un problema que afecta a miles de vecinos de Los Mateos, el Sector Estación, San Ginés y Torreciega, y que afea la entrada a Cartagena por la autovía de Murcia desde el cierre de la factoría en 2001.

El Ejecutivo local pidió a la UPCT que examinara un informe de Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) sobre la parcela, de cerca de un millón de metros cuadrados, y que hiciera una caracterización, un diagnóstico y un análisis de riesgos de los suelos, las balsas y los acopios. Además, contrató a un estudio de arquitectura de Cartagena para que realizara una propuesta de diseño urbanístico. Según fuentes municipales, la idea de este último despacho de reservar espacio para un vertedero no ha cuajado, porque el CSN exige realizar 'in situ' (en el propio terreno) la limpieza de los fosfoyesos.

Como la licencia para un vertedero especial en la zona de Cruz Chiquita (cerca de La Unión) ha caducado, cobra fuerza la opción del tratamiento de todos los restos en la propia parcela y el cubrir la mayor parte con vegetación. Así, el Ensanche Este tendría un gran parque y se reduciría de forma drástica la previsión inicial de construir 5.000 viviendas.

La prioridad municipal es «hacer una gran zona verde y supeditar el urbanismo a la salud» de los vecinos, en un «cinturón» ' negro' que completan los antiguos terrenos industriales de Española del Zinc (Zinsa) y Peñarroya, este en Santa Lucía.

Un muro y otro informe del Consejo Nuclear

El Ayuntamiento de Cartagena tiene pendiente construir un muro perimetral de unos 5 kilómetros, para cumplir con la recomendación el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) sobre la minimización de los riesgos para la salud de los vecinos y para el medio ambiente. Fuentes municipales indicaron que, en breve, habrá un contacto entre las autoridades locales y el resto de propietarios del suelo, para sacar a licitación el contrato de obras. El coste de estos trabajos será de unos 350.000 euros, según cálculos del Consistorio. Asimismo, está pendiente la liquidación de la sociedad Podecasa, y el que la administración local y regional establezcan una fórmula de colaboración que les permita actuar con eficacia y con la rapidez prometida a las asociaciones de residentes, tanto por el Gobierno municipal (formado por MC y PSOE) como por el regional (del PP). Hasta que el Ayuntamiento no presente el nuevo proyecto de descontaminación, que considera imprescindible por los problemas de diversa índole que planteaba el anterior, la Consejería de Medio Ambiente y el Consejo de Seguridad Nuclear no podrán avanzar. En todo caso, en el Consistorio recordaron que la anterior propuesta sufrió una demora de varios años en ser trasladada a las autoridades regionales y estatales, y en tener una respuesta y no concluyente por parte de estas. Asimismo, la Comunidad tiene pendiente aprobar una normativa que exima al Ayuntamiento de pagar impuestos ambientales, por el depósito de residuos, por valor de 10 a 15 millones de euros. Así lo acordó, a propuesta del PP, la Asamblea Regional, que urgió a la Comunidad a impulsar las medidas de seguridad de la zona y de regeneración ambiental.

Temas

Cartagena
Secciones
Servicios